Reciclan aceite de cocina para obtener biodiésel y glicerina

El Proyecto de estudiantes de la Universidad Nacional en Medellín optimizaría al 100% el aceite de cocina usado, para extraer biodiésel y glicerina con un proceso químico.

Reciclan aceite de cocina para obtener biodiésel y glicerina Reciclan aceite de cocina para obtener biodiésel y glicerina

El de uso culinario, que una vez utilizado se va por las cañerías o termina en la basura, generando complicaciones ambientales, tendría una solución a partir del reciclaje del líquido, propuesta por cuatro estudiantes de la Facultad de Minas.

María Luisa Escobar, de Ingeniería Civil, explicó que “la idea es hacer una ruta recolectora de distintos aceites de cocina usados en grandes cadenas de fritura como Frisby y Kokoriko; la idea es procesarlo para obtener biodiésel”.

Dijo que a esas sustancias contaminantes no se les da un buen manejo, y en ese sentido se contribuiría a la producción de un combustible amable con el entorno, que también tiene una demanda insatisfecha en Colombia.

La propuesta tecnológica consiste en recaudar el material en camiones recolectores, depositarlo en una planta de tratamiento y desarrollar el procedimiento con unidades fundamentales como son el almacenamiento, esterificación, y purificación del biodiésel y de la glicerina.

La factibilidad del proyecto se conoció después de obtener pruebas que indicaron que las propiedades del aceite reciclado cumplen con las condiciones necesarias para obtener el biocombustible.

Diana Quirama, estudiante de Ingeniería Química, explicó que “el rendimiento es del 100% porque se extrae glicerina y biodiésel; las impurezas son removidas a través de un proceso conocido como transesterificación y de los dos componentes obtenemos beneficios económicos”.

Los titulares del proyecto indicaron que a través de su implementación se puede contribuir a la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero y contaminación del agua, e incluso de enfermedades respiratorias, así como la reducción del ruido en los motores, entre otros beneficios.

Indicaron que “en Colombia hay muchas plantas productoras de biodiésel y casi todas lo hacen a partir de aceite de palma; la ventaja de nosotros es que no estamos utilizando monocultivos, no erosionamos suelos ni le quitamos terrenos a lo agrícola, sino que tomamos como materia prima un desecho”.

A partir de un estudio de mercadeo realizado para el proyecto, se conoció que con las empresas de fritura de alimentos se puede conseguir hasta en 800 pesos el litro de aceite usado, lo cual es un bajo costo para los beneficios ambientales del producto final que se puede obtener del líquido.

Según dijeron las estudiantes, el proyecto se articula a iniciativas como la de las Empresas Públicas de Medellín, la cual busca generar una conciencia del buen uso de los aceites de cocina usados, pues un litro de agua contaminada con grasa cuesta hasta cinco veces más de lo que vale la descontaminación de otros líquidos impuros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.