Millonarios chinos, un producto de exportación

Hay un producto de exportación chino que parece en la actualidad imbatible: los millonarios.

Millonarios chinos, un producto de exportación Millonarios chinos, un producto de exportación
;
BBC

Louie Huang, propietario de un Porsche, entre otras cosas, hizo su dinero invirtiendo en inmuebles.
Ahora está construyendo una mansión de 200 habitaciones en Shangai, en donde vive, pero tiene propiedades en al menos en otras cinco ciudades del mundo.

Después de amasar una fortuna en su país de origen, separó una parte de su dinero para comprar los
derechos de residencia en Singapur.

Lo hizo, dice, por una serie de razones, en particular por las oportunidades que esta ciudad-estado ofrece para el futuro de su familia.

Sin embargo, admite que para muchos de sus amigos, millonarios como él, la sensación de inseguridad en China es lo que los empuja a emigrar.

"La mayoría cree que el gobierno podría cambiar un día las políticas y quitarles todo el dinero que tienen", señala Huang.

Rumbo a Estados Unidos

Sea como sea que hayan hecho fortuna -unos por su espíritu empresarial, otros gracias a sus conexiones, y otros simplemente mediante la corrupción- lo cierto es que cada vez hay más evidencia de que los multimillonarios están saliendo de China.

En un seminario dictado en una elegante oficina con espectaculares vistas de Shangai, un grupo de empresarios chinos con al menos medio millón de dólares para gastar son alentados a invertir en la economía estadounidense.

El programa de visado EB-5 es un esquema para inmigrantes inversores que ofrece una green card (un documento para residentes permanentes) si el solicitante puede demostrar que su inversión puede generar al menos 10 puestos de trabajo.

En 2006 Estados Unidos otorgó 63 visas de este tipo a ciudadanos chinos. El año pasado, la cifra ascendió a más de 2.400, y en lo que va de 2012, las visas concedidas superan las 3.700.

Esto significa una ola de inversiones chinas en proyectos de infraestructura en EE.UU.

El esquema está abierto a todas las nacionalidades, pero los chinos representan hoy día el 75% del total.

Mejor aire, mejor educación

El rígido sistema político chino es quizá una de las razones que impulsa a los más adinerados a irse del país, sobre todo en un año como éste, en el que se espera un cambio de guardia en los escalafones más altos del Partido Comunista.

También hay una cierta preocupación por la calidad de vida. Al igual que Huang, muchos millonarios buscan una ciudad para vivir con menos contaminación y una mejor educación para sus hijos.

Si a eso le sumamos los temores de que el boom económico chino pierda fuerza, no sorprende que los ricos estén empezando a irse.

Los datos de las visas EB-5 no son la única evidencia. Un sondeo llevado a cabo el año pasado entre millonarios chinos mostró que el 60% estaba considerando mudarse al extranjero.

La mayoría de los inmigrantes en Australia provienen en la actualidad de China. Las cifras de 2011 muestran que Australia superó por primera vez en este sentido a Reino Unido.

Y las agencias de bienes raíces en EE.UU. informaron de un aumento marcado este año de compradores de propiedades de lujo de China.

Para los chinos ricos -incluido Louie Huang, que acaba de inaugurar un club nocturno- la fiesta está lejos de terminar.

Mientras los clientes disfrutan conversando en una mesa atestada de botellas de champán, se hace evidente que todavía hay mucha gente que continúa haciendo dinero en China.

                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.