Gallina criolla colombiana, ¿qué dice la genética?

Científicos de la Universidad Nacionala en Palmira analizaron la morfología y genética de estas aves en Putumayo, Valle del Cauca, Chocó y Nariño, encontrando tres grandes grupos con características particulares.

Gallina criolla colombiana, ¿qué dice la genética? Gallina criolla colombiana, ¿qué dice la genética?

La avicultura de traspatio constituye un sistema tradicional de producción pecuaria importante que realizan las familias campesinas, en los patios de su casa o parcelas aledañas, como una forma de garantizar su propia alimentación.

Investigadores de los grupos de investigación en Recursos Zoogenéticos (Girz) y Diversidad Biológica (Gidb) de la Sede Palmira les han seguido el rastro a cientos de gallinas criollas colombianas para identificar las características que las hacen más fuertes frente a las mejoradas.

Según la profesora Luz Ángela Álvarez, directora del GIRZ, “la gallina criolla se diferencia de la mejorada por tener algunas ventajas como rusticidad, habilidad materna, adaptación, excelente reproducción y resistencia a enfermedades”, incluso, resalta, “son conocidas por las propiedades organolépticas de su carne, que le dan un sabor único a las comidas”.

Sin embargo, es poco lo que se conoce acerca de su diversidad y rasgos fenotípicos. Por ello, los investigadores emprendieron un proyecto para realizar la caracterización morfológica y estudiar la diversidad genética de los científicamente denominados Gallus domesticus.

Fue así como con la participación de los Consejos Comunitarios y el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP), se logró encuestar a 62 productores de los departamentos de Nariño, Putumayo, Chocó y Valle del Cauca; del mismo modo, se consiguió caracterizar 123 aves que fueron analizadas usando marcadores morfológicos y moleculares en el Laboratorio de Genética Animal de la UN en Palmira.

“Para la evaluación morfológica empleamos la técnica visual con el apoyo de la referencia fotográfica de cada individuo, usando diez caracteres cualitativos: morfología de pluma, distribución de pluma, patrón del plumaje, color del plumaje, color de los tarsos, color de lóbulo de la oreja, tipo de cresta, tamaño de cresta, color de los ojos y variantes esqueléticas”, señala Herman Revelo, estudiante del programa de Zootecnia, quien realizó el estudio.

Para el investigador, el color de las orejillas (rojas o blancas) y la presencia de plumas en tarsos, en las mejillas o en el copete, pueden indicar que las gallinas criollas tienen como ancestros las razas mediterráneas y asiáticas. “La diversidad de colores de plumaje y adornos, que hace parte de su proceso de adaptación y herencia natural, es la razón por la cual se ha mantenido la especie de generación en generación”, afirma.

Por su parte, la profesora Álvarez señala que el análisis de correspondencia múltiple (ACM) mostró claramente tres grupos de aves criollas, cada uno con rasgos particulares. “El primero, conformado por individuos del río Dubasa en Chocó, el segundo con animales de Puerto Meluc y Bahía Solano, y el último formado por aves de Putumayo, Nariño y Valle del Cauca”, asevera.

Para los investigadores, este trabajo es la base de futuras investigaciones con gallinas criollas, que ya cuentan con una caracterización y un estudio de su diversidad genética.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.