Comercio exterior de Colombia está orientado a una mayor apertura

El comercio exterior de Colombia está orientado claramente hacia una mayor apertura y una reducción de las trabas a los intercambios comerciales, pero persisten algunas restricciones de tipo no arancelario relacionadas sobre todo con requisitos de registro y licencias a la exportación.

Comercio exterior de Colombia está orientado a una mayor apertura Comercio exterior de Colombia está orientado a una mayor apertura

Así lo apuntan los resultados del examen de la política comercial de Colombia realizado en la Organización Mundial del Comercio (OMC), una evaluación periódica a la que deben someterse todos los países miembros de esta institución.

Desde 2006, cuando la OMC efectuó el último análisis similar de Colombia, se ha observado la voluntad de integración del país andino con el mundo y, particularmente, con el resto de América Latina y el Caribe a través de acuerdos preferenciales para favorecer los flujos de comercio exterior y de inversión extranjera.

Los expertos del organismo aclaran que esa vocación de integración no afecta la participación y compromiso del país con la organización multilateral.

Por otra parte, los analistas apuntan que el régimen comercial de Colombia presenta ciertas complejidades por lo que consideran "un elevado número de regulaciones".

Destacan que, en el periodo que se examina, las autoridades hayan optado por simplificar los procedimientos aduaneros y administrativos con la creación de una ventanilla única para las importaciones y exportaciones y un sistema de análisis de riesgo.

Esa medida contribuyó, según el informe, a reducir la frecuencia de la inspección.

No obstante, se anota la necesidad de hacer un mayor esfuerzo para facilitar el comercio, así como de mejorar el funcionamiento de esa ventanilla única.

Asimismo, se destaca que Colombia haya reducido en los últimos años la protección arancelaria, bajando las tasas aduaneras y su dispersión y "atacando además el sesgo antiexportador presente en el arancel colombiano".

Como resultado de la reforma, el arancel promedio se redujo al 6,2 por ciento en 2011, frente al 12 por ciento de 2006.

Colombia utiliza el Sistema Andino de Franjas de Precios, a través del cual aplica a varios productos agrícolas derechos de importación que varían según los precios internacionales de los mismos.

Un sector que se destaca en el informe de la OMC es el agropecuario, de gran importancia para la economía de Colombia por su aporte al Producto Interno Bruto, al empleo y a las exportaciones.

Los expertos que han analizado las políticas que sostienen el régimen comercial colombiano señalan que en la agricultura "se busca, aunque no de manera explícita, contribuir a la seguridad alimentaria".

Ello explicaría que los productos agropecuarios tengan un promedio más alto de protección arancelaria (14,5 por ciento) que los otros sectores, como la industria manufactura (4,9 por ciento).

La agricultura nacional se beneficia igualmente de programas de apoyo interno, acceso al crédito en condiciones preferenciales, de programas de refinanciación de deuda, de subvención a los seguros agrícolas y mitigación del riesgo de tasas de cambio.

Sobre el sector financiero, la OMC destaca que Colombia "ha sorteado satisfactoriamente la crisis financiera internacional de 2008-2009" gracias al refuerzo de la supervisión y las medidas para aumentar reservas ante eventuales deterioros de la condición de las entidades financieras.

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.