Alcalde electo de Bogotá insiste en integración de empresas

El alcalde electo de Bogotá, el izquierdista Gustavo Petro, insistió el lunes en la posibilidad de integrar empresas públicas de servicios de la capital colombiana, una iniciativa que le ha generado una ola de críticas poco antes de asumir el cargo el próximo 1 de enero.

Alcalde electo de Bogotá insiste en integración de empresas Alcalde electo de Bogotá insiste en integración de empresas

Petro, elegido por el movimiento de independientes y de izquierda Progresistas, ratificó el lunes en una entrevista con la radio Caracol que la integración de las tres empresas de servicios públicos --energía, agua y teléfonos-- era una alternativa para cumplir una de sus promesas electorales: bajar las tarifas.

"La reivindicación de la público, que es lo que yo estoy haciendo... no es estatizar como algunos extremistas empiezan a criticarme. No, es valorizar lo público, el interés general", dijo Petro. El alcalde electo no aclaró cómo se haría la integración de las tres empresas o en qué porcentaje aspira bajar las tarifas de los servicios.

El nuevo gobierno de Petro, un economista de 51 años, ha generado enorme expectativa porque su elección fue considerada como un nuevo aire para esta ciudad de casi ocho millones de habitantes sumergida en escándalos de corrupción, graves problemas de tránsito y más recientemente inundaciones en barriadas pobres del sur de la ciudad.

De allí que en parte su propuesta de integrar las empresas generara inquietud en la prensa y el mercado de acciones porque no fue claramente mencionada en su campaña electoral y porque la compañía de suministro eléctrico es la única de las tres que carece de abultados pasivos laborales.

Las versiones sobre una unión de las tres compañías provocó la semana pasada el derrumbe de las acciones de la Empresa de Energía de Bogotá, controlada en 76,2% por el distrito capital y el resto por privados.

El alcalde electo también ratificó que piensa implantar una zona de pago de peaje electrónico en el área más congestionada de la ciudad con un costo de entre 52 a 78 centavos de dólar, con lo que busca desestimular el uso de automóviles. Con los recursos que se recauden en ese peaje se mejorarían las vías de la ciudad y las condiciones del transporte público, aseguró.

Bogotá, como muchas capitales en América Latina, enfrenta graves problemas de movilidad que en el caso colombiano se atribuyen a falta de vías y un deficiente servicio de transporte. Petro está a favor de construir un metro para esta ciudad, que se calcula tiene 20% de sus 15.000 kilómetros de vías sin pavimentar aún cuando maneja uno de los presupuestos más altos de las alcaldías del país: unos 6.000 millones de dólares anuales. Cada día se mueven por esta ciudad 1,5 millón de carros particulares.

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.