¿Cómo lidiar con un trabajo que no le gusta?

No deje que la situación lo consuma,  las cosas siempre se pueden solucionar o por lo menos mejorar, le contamos que debe tener en cuenta para sobrellevar su vida en un trabajo que no le gusta.

123RF (Andru Popov) 123RF (Andru Popov)

Si le preguntaran a alguien qué se le viene a la mente al escuchar la palabra felicidad, es muy difícil que alguien responda oficina o piense en su lugar de trabajo. La mayoría de trabajadores comienza el lunes pensando en el fin de semana, en poder descansar y tener algo de tiempo. La felicidad en el trabajo es clave para lograr buenos resultados y crecer como profesional, lo ideal en la vida profesional es hacer algo que nos guste y conseguir a alguien que nos pague por hacerlo, sin embargo esto no siempre ocurre, por lo que hay que aprender a enfrentar las diferentes etapas de la vida.

Todos pasamos por periodos en los que no disfrutamos lo que hacemos, son crisis comunes. Muchas personas al terminar la universidad, y ante la falta de oportunidades, aceptan trabajos que no son de su interés pero se aferran a ellos porque su principal preocupación es pagar las deudas. También está el caso de quienes después de años de trabajo se dieron cuenta de que no estaban en el lugar indicado.

Lo mejor siempre es moverse para conseguir otro trabajo, pero este paso no es tan sencillo y en ocasiones debemos permanecer en un lugar por determinado tiempo, así que hay que aprender a convivir con su oficio y que esto no le amargue la vida. Tenga que cuenta de que hacer algo que no le guste no es razón para hacer las cosa  a medias o mal, tampoco se nuble ni deje de ver nuevas oportunidades, sea cual sea el escenario usted siempre tendrá algún poder de decisión para actuar y hacer las cosas más amigables. Aquí le contamos unos consejos prácticos para mejorar la situación:

Busque negociar cambios: si usted no se siente bien, esta no es solo una preocupación suya, también lo es para su jefe y sus compañeros. Aunque usted no lo crea, a nadie le conviene  que usted  se sienta mal, ya que eso afecta directamente su productividad y la de la compañía. Es probable que sienta que su jefe le hace la vida imposible, esto puede ser cierto, pero también es probable que usted tenga otra forma de ver las cosas y su jefe no entienda sus frustraciones.

Juan David Tous, gerente de comunicaciones de ManpowerGroup, empresa de gestión de talento humano, está de acuerdo con que este sea el primer paso “hay que conocer específicamente qué le molesta de su trabajo para saber si la situación puede cambiar, por decir algo el problema puede que no sea el trabajo en sí, sino que puede ser el trato con el jefe, lo cual puede ser un problema temporal, generalmente las cosas se componen dialogando si tienes una persona sensata al frente”.

Si se siente frustrado con su salario, menospreciado o sobrecargado con la cantidad de trabajo,  antes que nada reunirse con su jefe, o superior, para expresar estas preocupaciones. Solo tiene que ser honesto, profesional y hacerlo de manera educada, lo esencial es ser honesto e intentar negociar horarios flexibles, transferirse a otro departamento o aliviar su carga laboral. Si considera que es imposible negociar algo y que su jefe es un tirano, usted solo está añadiendo problemas en lugar de solucionarlos

También le puede interesar Cómo aceptar un elogio en el trabajo con clase

Ajuste su actitud: hacer cosas de mala gana, o a medias, porque no le gusta lo que hace solo lo perjudica a usted, recuerde que los buenos hábitos se forman en cosas  que no nos agradan hacer. Nosotros somos un reflejo de las cosas que hacemos repetidamente, así que haga siempre las cosas bien para volverse una persona segura y confiable, además la excelencia evita problemas como los llamados de atención, o tener que corregir errores. Sí hace las cosas de la mejor manera posible la situación va a mejorar,  se va a sentir mejor con usted y con su vida.

Establezca metas para usted mismo: si una de las razones por las que está aburrido es porque considera que su labor no es un reto  que explote todo su potencial, póngase metas personales y al final del día  pregúntese si lo que hizo lo pudo haber hecho mejor, de no ser así  hay que plantearse cómo mejorar. Si hace esto de seguro se sentirá más a gusto con su trabajo, como también ampliará sus límites.

Jairo Pinilla, gerente de Performia, una empresa dedicada a la selección de personal y al mejoramiento de productividad de sus clientes, considera que los juegos y el trabajo son similares: “Si no le gusta el trabajo es porque no lo está considerando un juego.  Los juegos tienen propósito y  la falencia más grande de las personas es que no encuentran un propósito en su oficio. Los juegos generalmente también tienen marcadores, por eso es importante acostumbrarse a tenerlos también en el trabajo, para esto puede llevar un registro de cuánto se ejecutó en el día, eso hace el trabajo más ameno.”

De un paso cada día para conseguir el trabajo de sus sueños: si no es feliz en la oficina, de seguro se ha imaginado que es lo que debería estar haciendo, trate cada día de dar un paso para conseguir lo que quiere, puede ser algo pequeño como enviar un correo, subir su hoja de vida a una red de trabajo, aplicar a una beca para seguir estudiando.

Dese un premio al final del día:  tenga en mente una actividad que le guste para hacer después del trabajo, esto con el fin de liberar el estrés, puede ser tomarse un café, comer en el restaurante que tanto le gusta, darse una vuelta por el parque, o hacer ejercicio.

Quizás le pueda interesar ¿Qué lo motiva a alcanzar sus resultados en el trabajo?

Cultive relaciones con las personas que le agradan: recuerde que los seres humanos son el recurso más valioso,  trate de estrechar lazos durante el almuerzo, invitar a un compañero a tomarse un café después del trabajo, o incluso involucrarse con ellos colaborando en proyectos,

Piense en las ventajas de lo que está haciendo: no todo puede ser malo, considere las oportunidades que le brinda su trabajo actual, ya se hacer contactos, tener más tiempo libre que en otros trabajos. No olvide que por lo menos está adquiriendo experiencia en una determinada área y esto le puede ayudar a buscar nuevos rumbos.

Manténgase estable en lo demás: si se deja agobiar por su trabajo va a estar las cosas serán peores, no deje que el trabajo que tanto odia lo consuma en los otros aspectos. Trate siempre de dormir bien, coma saludable, mantenga contacto con sus familiares

No  se guarde las cosas: aunque quejarse con su jefe o compañeros de trabajo solo puede empeorar las cosas, pues nunca es bueno esparcir negatividad, de seguro tiene alguien en quien puede confiar, ya sea su novia, su hermano o algún amigo, comparta sus frustraciones y hágales saber las cosas que le molestan, es posible que ellos hayan estado en una situación parecida y le puedan dar consejos

Recuerde las cosas por las que se siente agradecido: es recomendable que trate de balancear las cosas que le molestan pensando en cosas positivas, puede hacerlo de diferentes formas: las puede recordar al final del día o anotarlas en una lista. La segunda opción es mejor, ya que al escribir las cosas buenas del día, inevitablemente va a leer lo bueno del día anterior, las tendrá presentes y será más positivo.

Es importante que no solo escriba cosas positivas en cuanto al trabajo, sino sobre su vida en general, pueden ser cosas simple como que se encontró con alguien que no veía hace mucho, o que compartió tiempo de calidad visitando a su mamá.

Para este artículo se tomó información de Fast Company, The Art Of Manliness y Business Insider

No se vaya sin leer Ejercicio, un aliado para la productividad en el trabajo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.