Indicadores Financieros

Día sin carro

Teletrabajo, el negocio de los buenos empleados. Alejandro Suárez es el autor del famoso libro "Desnudando a Google".

Alejandro Suárez es el autor del famoso libro "Desnudando a Google".

Teletrabajo, el negocio de los buenos empleados

Nada más oportuno que el "Día sin Carro" en Bogotá para promover en esta y en cualquier otra ciudad las ventajas de laborar bajo esa modalidad. Un experto analiza el tema.

Tanto vuelo ha tomado en el mundo laboral esa modalidad de trabajar que los ministros de Trabajo y de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Rafael Pardo y Diego Molano, respectivamente, aprovecharon el "Día sin Carro" este jueves en Bogotá para montarse en el tema y promoverlo, como una alternativa que le ahorra tiempo y dinero al empleado y al empleador.

El asunto viene tomando fuerza en Colombia desde mayo del año anterior, cuando el Gobierno Nacional expidió el Decreto 0884 de 2012 con el que el país se puso a la vanguardia en materia de legislación del trabajo a distancia, pues la norma establece los parámetros de contratación, los derechos y deberes para este tipo de empleados.

Alejandro Suárez, empresario y vicepresidente de la Asociación de Inversores y Emprendedores de Internet, destaca los beneficios de trabajar bajo ese modelo.

Es falso que sea una mala idea

Al teletrabajo lo rondan constantemente algunos mitos como el que compartir en el mismo espacio los asuntos familiares y lo laboral terminaría por dejarse invadir de las responsabilidades laborales y dejar a un lado incluso las actividades de ocio con los amigos.

Para desmitificar esa idea hay que echar mano de la productividad, que es acomodar el trabajo a la vida y no al revés, fije un horario y conseguirá resultados concretos.

Desde la casa, ¡Mejor!

Todo el mundo sueña con despertarse y evitar los trancones y las dificultades del desplazamiento hasta la oficina, al contrario de lo que se piensa, el teletrabajo en lugar de hacer más ocioso al trabajador lo convierte en más responsable.

Suárez pone como ejemplo un estudio de la Universidad de Stanford en el que se midió la productividad de los empleados de una misma empresa en la que la mitad trabaja desde su domicilio, y la otra mitad lo hacía presencialmente.

El hallazgo fue sorprendente: Aunque los empleados que laboran desde la oficina no tienen distracciones como la de sentarse a la hora que quieran a ver televisión, ir a tomarse unos tragos o realizar una tarea doméstica, son mucho menos productivos que sus compañeros que trabajan desde casa.

“Si la persona que teletrabaja hace su tarea de una forma eficiente, no es un punto crítico si además aprovecha para dormir la siesta, por mucho que ésta pueda transcurrir en plena jornada laboral”.

Menos tiempo perdido


En cualquier tipo de empleo de oficina hay horas muertas, si alguien está en la casa puede utilizar ese tiempo en una tarea de cualquier tipo, incluso doméstica, ese tiempo se cuenta como útil y no como tiempo malgastado.

Empleados más fieles


La libertad y la autonomía son los “gritos de esperanza” de los trabajadores, si se les da entonces son más fáciles de retener y fidelizar porque los empleados se quitan cargas como la supervisión y el estrés.

Para nadie es un secreto que los empleados utilizarán el tiempo de trabajo para hacer diligencias personales, pero es que a quien teletrabaja se le debe medir por los resultados de sus tareas.

Crecerá la oferta, no hay duda


Según Suárez aunque diversos estudios han revelado que en la actualidad más del 50% de los empleadores se opondrían a ofrecer la posibilidad de trabajar a distancia a sus equipos, eso cambiará y es posible que la productividad aumente y al mismo ritmo mejore la calidad de vida.