¿Su jefe es una pesadilla?

No es fácil lidiar con una persona que tiene el hábito de concentrarse en lo que está mal. ¿Cómo sobrevivir a este tipo de individuos?

¿Su jefe es una pesadilla? ¿Su jefe es una pesadilla?

En algún momento de nuestra vida, todos hemos tenido, o tendremos, un jefe difícil. El arte para soportarlo y aprender a convivir con él está en saber manejarlo. En su libro Cómo trabajar con gente difícil y sobrevivir en el intento, Muriel Solomon recopiló unas técnicas que pueden ayudarlo en esta tarea.

La forma de manejar la situación varía, de acuerdo con el tipo de "quejetas" que sea su jefe. Así que lo primero que debe hacer es identificar la tipología de su superior y desarrollar buenas habilidades de comunicación. Veamos caso por caso.

El intenso

Si su jefe tiende a estar encima de usted todo el tiempo, no confía en usted y está obsesionado con el control de cada detalle de su trabajo, es un típico caso de jefe intenso. Con él, es muy importante desarrollar la capacidad de escuchar. Tome las objeciones de la mejor manera y saque provecho de ellas. Esto es molesto y requiere un esfuerzo, pero vale la pena. Aprenda a ver estas objeciones como oportunidades para hacer mejor su trabajo. Busque también darle confianza a su jefe, con respuestas positivas y tranquilizadoras.

El culpabilizador

Si su jefe lo martiriza descargando su culpa sobre usted, la cosa es diferente. En este caso, lo mejor es no aceptar los sentimientos de su jefe como problemas suyos. Esos problemas son de él o ella, no permita que lo afecten a usted. En primer lugar, sepa manifestar sus sentimientos de manera honesta frente a lo que ha dicho. Después, devuélvale la culpa; educada y tranquilamente, niéguese a aceptarla y señale cuál es la responsabilidad de él en el asunto.

El acusador

Si lo acusa por problemas que no son su responsabilidad, la estrategia es olvidar sus sentimientos heridos, quedándose quieto y callado mientras su jefe desahoga su enfado. Posteriormente, sin poner en duda la autoridad, indague más acerca de lo que se le está acusando y mantenga su desacuerdo en un plano profesional. Demuestre cooperación, respeto y contribuya a encontrar una solución.

El inclemente

Si su jefe lo regaña exageradamente por sus errores y lo trata con crueldad por sus equivocaciones, admita rápida y enfáticamente su error cuando ocurra. No dé excusas. Usted se equivocó y lo lamenta. Segundo, sugiera una forma de corregir el error y acuerde cómo se implementará la solución. Finalmente, haga un plan para mejorar, de manera que no se repitan estos errores.

Armonizar la relación con su jefe le permitirá tener una vida laboral más agradable, con menos dolores de cabeza y rendir mejor en su trabajo.

En resumen, para trabajar con un jefe quejetas, es importante armarse de paciencia y tener muy claras sus responsabilidades y sentimientos. Con esto, ni el más intenso de los intensos ni el acusador más injusto ni la sevicia del inclemente ni los clamores del culpabilizador podrán afectarlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.