Indicadores Financieros

Empresas

Siete formas de destruir su liderazgo .

Siete formas de destruir su liderazgo

Como empresario o jefe es importante que preserve su liderazgo frente a sus trabajadores para asegurar una mayor productividad.

Hay varios recursos que puede utilizar para mejorar el liderazgo en su empresa o en la oficina.

Sin embargo, poco se habla de lo que podría hacerle perder esa posición con su equipo de trabajo.

Forbes seleccionó una serie de comportamientos que le harán perder la influencia en la dirección de su grupo.

1-Perdida de la confianza. Esto va más allá de la mentira. Usted puede perder la confianza de los miembros principales de su equipo por no ser coherente entre lo que dice y hace. No haga promesas que no pueda cumplir por grandes o pequeñas que sean.

2-Ser egoísta. Su objetivo es elevar su equipo y celebrar las victorias de cada persona. Ponga las necesidades de los empleados antes que las suyas y haga todo lo posible por ayudarlos a ayudarse a sí mismos. Si usted pasa su día celebrando sus triunfos, no sólo va a estancar el progreso de su equipo, sino que también lo convertirá en impopular.

3-No enfocar sus prioridades. Si no tiene claros sus objetivos y lo que debe hacer, ¿cómo espera que los demás lo sepan? Calcule el plan de esta semana, este mes, este trimestre y este año. Para ese plan, establezca los objetivos fundamentales y las mini-metas por las que cada persona debe ser responsable.

4-Ser "antipático”. Si usted no es accesible o de buen corazón es inevitable que deje un mal sabor de boca en alguien. Cuando usted es un líder de fácil acceso dejará una impresión positiva en su equipo de trabajo.

5-Falta de pasión y creatividad. Si está aburrido, el equipo va a generar resultados igualmente aburridos. Sea apasionado por lo que hace y permita dar rienda suelta a la creatividad.

6- No proyectar. Ayude a los miembros de su equipo a descifrar la estrategia para lograr un objetivo y sáquelo adelante. Trabaje con ellos y conduzca su grupo hacia adelante.

7-No sólo usted tiene la última palabra. En diez años nadie se acordará de lo que dijo, sino de la impresión general que ha dejado. Imponer su posición sobre la de los demás no siempre le dejará empleados leales. En cambio tener detalles con sus empleados, les dejará un recuerdo positivo para siempre.

¿Qué ha hecho hoy, esta semana o este mes para mostrar su gratitud? La diferencia entre ser amable o agradable y hacer completamente el día aburrido a alguien no requiere mucho más esfuerzo, pero hace toda la diferencia. Esa brecha es lo que le separa de ser un gran líder a ser un jefe. ¿Qué herencia quiere dejar usted?