Siete consejos para vencer el miedo en los discursos

La comunicación verbal es probablemente una de las habilidades que lo pueden hacer brillar como una estrella en pocos minutos. Descubra cómo desarrollar sólidas habilidades para hablar en público, un tema importante en los negocios y en su vida diaria.

Archivo Semana Archivo Semana

El miedo a hablar en público es tal vez una de los sentimientos más comunes de los seres humanos. Si bien no hay que pretender ser el más grande orador público del mundo, lo que si hay que hacer es controlar el nerviosismo y preparar con suficiente tiempo cada presentación que vaya a hacer. Siga estos consejos y vuélvase una estrella en cada una de sus intervenciones.

1.   Manténgase fiel a usted mismo

La vida es demasiado corta como para actuar como otra persona y la imperfección hace parte del ser humano. Para hacerse respetar de su audiencia, lo primero que debe hacer es ser los suficientemente humilde como para actuar como lo haría con cualquier otra persona. Esta estrategia toma peso cuando al hablar o promover algún producto con el que no se siente cómodo termina improvisando y flaqueando ante las dudas de su auditorio.

2.   Sea breve

Si pregunta, casi todo el mundo le dirá que siempre es mejor un discurso corto y conciso que uno largo y recargado. Diga la idea, compleméntela con su punto de vista y siga adelante.

Este consejo también lo hará olvidar de si se pasa de los tiempos designados para su charla. Así tampoco atrasará la agenda de su público y de los demás oradores.

3.   Simplemente cuente una historia

Independientemente si sabe o no de lo que va a hablar, entonces siempre es buena idea contar una historia. Las razones son simples. Uno, las historias se quedan en la mente de las personas por años mientras que los puntos principales de una presentación los olvidan una hora más tarde.

Dos, se supone que usted cuenta una historia, no la memoriza. Cuando relata una historia, no tiene que preocuparse por olvidar una palabra o no recordar cada frase. Y tres, las personas asocian su propia vida con las historias, por lo tanto lo que usted dice puede estar tocando a cada persona de una manera diferente.

4.   Elija un tema que en realidad le entusiasme

Decir NO a un discurso sobre algún tema que no le guste es tan buena opción como decir SI a la oportunidad perfecta. Póngase en una posición para tener éxito y centre sus esfuerzos en eventos y lugares que coincidan con sus habilidades y pasiones.

5.   El público quiere que tenga éxito

¿Quién no quiere escuchar un gran discurso o una historia para recordar durante años? La gente a la que usted le está hablando, está lista a escuchar historias que le sirvan para su vida y su trabajo. Ellos quieren que usted sea lo mejor que les pasó durante todo el día.

6.   Lo peor que puede ocurrir...realmente no es tan malo

A veces sólo tiene que tomar una respiración profunda y dar un paso atrás por un momento. Si realmente es honesto con usted mismo, se dará cuenta lo insignificante que es su miedo.

Lo peor que puede ocurrir es salir abucheado del escenario. Pero, ¿esto qué tan grave es? En realidad no mucho, puede durar dos o tres día aburrido, pero más adelante le gustará haber aprendido de algo de eso, además que tendrá una historia que contar.

7.   No se tome tan en serio las críticas

Una de las razones por las cuales da miedo hablar en público, es que se busca la aprobación durante el discurso. Siempre se busca el logro a ser observado y apreciado, que los esfuerzos sean reconocidos. No hay nada de malo en eso, pero hay que recordad que las opiniones se deben mantener en perspectiva y si tenerlas en cuenta pero no tomarlas tan enserio.

Prepare su discurso con tiempo suficiente y entréguelo a su público. Algunos los disfrutarán, otros no. Al final, siempre habrá otro discurso para dar. Castigarse por la crítica, claramente no lo va a ayudar a avanzar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.