Si se es emprendedor, se gana más

Mucho se habla de orientar la formación de los profesionales hacia la creación de empresas o al trabajo independiente, pero ¿qué es ser exactamente una persona emprendedora? ¿Se necesitan ciertas características especiales?

Un emprendedor sabe reconocer una oportunidad y a partir de eso estudiar y proyectar un plan de negocios. Un emprendedor sabe reconocer una oportunidad y a partir de eso estudiar y proyectar un plan de negocios.

Durante los últimos años se ha venido dado forma a un nuevo modelo en la forma en que las personas ven el trabajo. La denominada “cultura emprendedora” ha ganado su espacio en sociedades con economías abiertas, donde la posibilidad de desarrollarse profesionalmente ya no sólo depende de lograr un contrato con alguna empresa, sino que también en la opción de llevar a cabo iniciativas propias.

Esta forma de enfrentarse a la vida laboral responde a una actitud y al mismo tiempo a una escala de valores donde prima la creatividad como principal concepto. Y es que el ser autónomos e independientes es quizás lo que más buscan quienes apuestan por una idea y hacen todo por materializarla.

¿Qué habilidades?

Según los expertos, otra de las características de los emprendedores es saber reconocer una oportunidad y a partir de eso estudiar y proyectar un plan de negocios. Durante el período de gestación del proyecto también deben mostrar tenacidad para hacer todo lo posible por concretar en lo que han pensado.

Si la empresa que se pretende iniciar no da resultado se debe aprender de los errores y encontrar la forma de volver a levantarse. Se puede sentir miedo ante una nueva aventura, pero nunca se debe dejar que eso detenga las intenciones que se tienen.

A eso se debe sumar iniciativa, creatividad, liderazgo, capacidad de adaptación a los cambios, habilidades sociales, así como de organización. Respecto a las habilidades negociadoras que destacan en estas personas están un gusto por el trabajo a toda prueba, competitividad, conocimientos de cómo se maneja una empresa, contar con estudios técnicos en administración o en el área en que se desea invertir.

Lo necesario

Entre las motivaciones que se pueden encontrar para iniciar una empresa están el solucionar una situación personal, crear su propio trabajo, aumentar los niveles de renta, trasladarse a algún lugar del gusto del emprendedor, asegurar el futuro financiero de la familia, independencia o búsqueda de estatus social.

En cuanto a si un emprendedor nace o se hace, los expertos aseguran que si bien es necesario contar con ciertas condiciones innatas, también se pueden formar potenciando la búsqueda de lo nuevo y las ganas de aprender.

Es más, algunos aseguran que estas cualidades se pueden instruir desde la infancia para despertar el deseo de buscar algo propio.

Es por este motivo que si descubren ciertas falencias de conocimientos es posible subsanarlas por medio de la formación en gestión empresarial o de una profundización de lo que ya se sabe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.