¿Qué y cómo enseñar a los niños a ser empresarios?

El creador del Índice de Competitividad Global, Xavier Sala-i-Martín, propone una revolución educativa. Uno de los aspectos claves es preparar a los niños para preguntar y no para responder.

Xavier Sala-i-Martín, creador del Índice de Competitividad Global. Xavier Sala-i-Martín, creador del Índice de Competitividad Global.

Xavier Sala-i-Martin, profesor y experto en competitividad e innovación, considerado como uno de los grandes economistas del mundo y creador del prestigioso Índice de Competitividad Global, en diálogo con FinanzasPersonales.com.co planteó varios cambios entorno a la educación que se les da a los niños.

“No es solo un cambio de currículum y decir vamos a explicar las matemáticas distintas, es un cambio filosófico en el que se le da un papel más importante al estudiante que al profesor”, asegura el experto de origen español.

De esta manera, señaló que se le debe dar más importancia al tema tecnológico. “El libro existe, pero también el Ipad”, indicó.

Sin embargo, admitió que no es un esquema fácil de implementar debido a que no se espera una buena acogida por parte de los profesores. “Del mismo modo que las jerarquías dentro de las empresas se oponen a la innovación, cuando se intenta cambiar el modelo educativo los profesores se van a oponer porque tienen una vida muy fácil repitiendo cada año lo mismo”, manifestó.

Para el economista y catedrático, esto no es una reforma educativa, sino una revolución educativa. “Y las revoluciones nunca son fáciles”, agregó.

¿Qué y cómo enseñar?

El experto afirmó que no puede decirle a un niño cómo ser emprendedor, sino las actitudes que tiene un emprendedor como por ejemplo: enseñarle a hablar, a preguntar, a cometer errores, a recuperarse cuando fracasa.

“No es sólo decir: si quieres tener una empresa ve a tal lado para tener el permiso y luego a este otro para cumplir con la norma. Eso esta bien, pero lo más importante es enseñar cómo será su vida como empresario”, indicó.

De esta forma, plantea que si por ejemplo sale con su hijo a un restaurante y el camarero presta un mal servicio, aproveché para decirle: esto no se hace, no es un empleado que le de un valor agregado a la compañía. “Como empresario o jefe él tendrá que evaluar si un trabajador lo hace bien o si está en el empleo que le gusta. Por esto, es importante que realice una observación para evaluar estos aspectos”, manifestó el economista.

Igualmente, hizo énfasis en que la educación a los niños debe estar dirigida a enseñar a hablar, realizar discursos y vender ideas.

“Hay que enseñar a preguntar y no a responder. Cuando tiene un problema con su negocio tiene que ver en qué está fallando, una vez lo sabe, puede encontrar la solución, pero si no identifica el problema, nunca lo va a arreglar", señaló.

Según el economista, en los centros de educación a los niños se les da el problema y tienen que encontrar la respuesta, pero en la vida, las preguntas nadie se las hace, las tiene que hacer usted mismo.

Aunque reconoce que cada quien educa a su hijo como cree que es la mejor forma, habló sobre su experiencia personal como padre.

“A mi hija nunca le daba la mesada porque pensaba que era entrenarla para estar en paro, dinero a cambio de nada. Le decía busca qué no funciona bien en la casa o está roto, lo arreglas y me lo traes para vendérmelo. Lo negociamos y según lo que yo crea que vale, eso te pago porque tampoco es crear un problema para ganar dinero, sino que verdaderamente se requiera hacerlo”, explicó.

Además de esto, también le enseñaba a invertir la mitad del dinero que ganaba. “Cuando inviertes puedes ganar o perder, esto es muy común en bolsa y debes estar preparado para asumirlo”, manifestó.

Tampoco le leía cuentos, en lugar de esto, le daba a escoger tres objetos para que inventara sus propias historias.

Mes de nacimiento, ¿lo hace más o menos productivo?

Xavier Sala-i-Martin asegura que los niños que nacen en los primeros meses son más productivos que los del segundo semestre. Esto debido a una teoría en la que en ciertos países, que hay ligas mundiales de fútbol, éstas se dividen por edades y las edades se dividen por años.

Es decir, los nacidos en enero del 95 juegan con los de diciembre del 95, pero no con los de enero del 96. De esta manera, los que nacen en los primeros meses del año son mejores porque son más altos, más fuertes y más agiles mentalmente que los otros.

“Eso también es cierto en el mundo educativo. Hay clases que las cortan no en enero, sino en agosto en los países donde los cursos se dividen por años académicos. Es así como los niños que nacen en agosto, septiembre u octubre son los más grandes y también sacan las mejores notas, los salarios más altos y tienden a tener más éxito en la empresa que los demás niños”, indicó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.