Pruebas de Estado no determinan calidad académica

Según un estudio del Universidad de La Sabana las pruebas Saber 11 son una radiografía de un momento específico del alumno y no un indicador de su rendimiento académico.

En la investigación se analizaron 100.459 exámenes de Estado que se realizaron en todo el país.  En la investigación se analizaron 100.459 exámenes de Estado que se realizaron en todo el país.

A 15 de días de que cerca de 50 mil estudiantes de grado 11 y calendario B de todo el país presenten las pruebas Saber 11, evaluación que permite medir y conocer sus competencias y habilidades para ingresar a la educación superior, la Maestría en Educación de la Universidad de La Sabana publica los resultados de una investigación que concluye que los exámenes de Estado no determinan el rendimiento académico de los estudiantes.

La universidad va más allá e invita al Gobierno Nacional y a la academia a cambiar la interpretación que hacen sobre las pruebas.

¿Qué dice el estudio?

Argumenta que actualmente no existe ninguna relación entre los resultados de las pruebas Saber 11, anteriormente conocidas como Icfes, con las pruebas Saber Pro o Ecaes, aplicadas en la educación superior cuando se termina una carrera. 

“Solo el 28% de los estudiantes que sacaron un buen resultado en la pruebas Saber 11 también alcanzaron un excelente puntaje en las pruebas Saber Pro”, señaló Ricardo Acosta, quien realizó la investigación.

Para Acosta, las circunstancias que rodean al alumno cuando presenta el examen, determinan en gran medida el resultado que obtiene en la prueba.

“Encontramos casos de jóvenes que el día del examen estaban enfermos, tenían mal humor o simplemente se sentían indispuestos por algún problema personal, lo que no les permitía mantener un buen nivel de concentración”, indica.

Agrega que “igualmente en el estudio encontramos casos de jóvenes que no se habían caracterizado por ser alumnos destacados en el colegio y sin embargo por un golpe de suerte sacaron un excelente puntaje en el examen”.
Otras variables

En la investigación se analizaron otras variables, como por ejemplo, jóvenes con un resultado regular en las pruebas Saber 11, pero con promedios altos durante la carrera y alumnos con puntajes destacados en el examen de Estado, pero con un bajo rendimiento en la universidad.

Con relación a lo que deben hacer las universidades para realmente reconocer la calidad del estudiante a modo groso y no solo guiarse por las pruebas de Estado, el estudio recomienda a las instituciones analizar la estabilidad familiar y personal del alumno, su motivación, proyecto de vida y los factores económicos que lo rodean.

“Con esta información la universidad contará con los suficientes fundamentos para tomar una decisión respecto a si decide o no admitir al estudiante”, afirmó.

La investigación también invita a las universidades a realizar evaluaciones propias de conocimientos y competencias y a desarrollar entrevistas a profundidad con los futuros aspirantes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.