No lo dude, si crea algo ¡regístrelo!

Si ha empezado a incursionar en el mundo de los negocios y se vislumbra como un empresario prometedor, es mejor que tome precauciones y patente algún invento, marca, lema, nombres u otro tipo de creaciones comerciales.

No lo dude, si crea algo ¡regístrelo! No lo dude, si crea algo ¡regístrelo!

También es muy probable que le evite problemas futuros. Los juzgados están llenos de pleitos entre empresas que se pelean por asuntos tan sencillos como la frase de un lema o el color de un empaque.

Cuando se patenta está registrando un marca que permite que los consumidores identifiquen el producto y lo recuerden, de forma que puedan diferenciarlo de uno igual o semejante ofrecido por otro.  

Está a además comprobado por múltiples estudios que los consumidores son más propensos a adquirir un producto del cual recuerdan la marca que de aquellos que no logran identificar.

Si usted logra iniciar un negocio, por lo tanto, empezar a patentar sus inventos es el medio perfecto para proyectar la imagen de empresario, su reputación y hasta su estrategia comercial.
Ganancias de patentar

* Permite a la empresa diferenciar su producto.
* Ayuda a garantizar la calidad a los consumidores. Por tanto construye confianza.
* Puede ser objeto de licencias y por tanto, fuente generadora de ingresos. * Puede llegar a ser más valiosa que los activos tangibles.

Siendo entonces tan importante,  al ser registrada la marca le genera a la empresa el derecho exclusivo a impedir a terceros que comercialicen productos idénticos o similares con marcas idénticas o similares, con el fin de que los consumidores no se confundan y adquieren el producto del empresario que en realidad quieren y no otro por error.

Lo que gana

El invento queda protegido mediante patente durante un tiempo limitado, (10 años para modelos de utilidad y 20 para patentes de invención) pero suficiente, en el cual el inventor goza de exclusividad en la explotación de del invento.

La explotación puede consistir en comercializar exclusiva y directamente el producto patentado, o por intermedio de terceros otorgando licencias, o transfiriendo los derechos los derechos obtenidos mediante su venta para que un tercero explote la invención.

En consecuencia, esta explotación implica un beneficio económico para el inventor o titular de la patente.

No olvide que si decide incursionar en el registro de su invento en la Superintendencia de Industria y Comercio en la Oficina Nacional Competente puede hacerlo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.