Mejor sin palabras

Las personas introvertidas tienen la madera para convertirse en líderes arrolladores. ¿Cómo lograrlo?

Las personas introvertidas tienen una ventaja en los procesos de negociación. Las personas introvertidas tienen una ventaja en los procesos de negociación.

Susan Cain es consultora internacional de algunas de las compañías más grandes del mundo en temas de negociación.

Sin embargo, a pesar de haber logrado graduarse en leyes de las prestigiosas universidades de Harvard y Princeton, ella sentía que algo le faltaba.

Desde muy temprano en su vida parecía que sus gustos y su personalidad no encajaban con lo que exigía el entorno. En particular, Susan prefería permanecer tiempo a solas disfrutando de la compañía de un buen libro. Cuenta que su primera consultoría la realizó a una joven abogada a punto de dejar su carrera en su primera experiencia laboral.

Esta joven sentía que simplemente el derecho no estaba hecho para las personas introvertidas. Entonces Susan le recomendó convertir esta supuesta debilidad en una fortaleza. “De hecho, las personas introvertidas tienen una ventaja en los procesos de negociación. Raramente hablan sin antes pensar y su temperamento callado puede asociarse a un carácter fuerte”, comenta. Esta es su propia historia. Susan asegura que su primer cliente fue ella misma.

Desde ese momento, Susan Cain ha dedicado su vida a investigar el inmenso potencial de la gente introvertida. Dicho camino la llevó a publicar este año el exitoso libro Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking.

Diversos estudios indican que las personas introvertidas pueden representar hasta una tercera parte de la población. Aun así, la autora muestra en el libro que el mundo opera alrededor de lo que ella llama “el ideal de los extrovertidos”.

La sociedad tiende a glorificar a los que más se muestran. Pero ella conoce de primera mano lo que puede sentir una persona introvertida al respecto. No es casualidad que el libro haya tenido una acogida masiva en el mundo entero.

Las respuestas de la autora Susan Cain, en conversación con Dinero, pueden llegar a sorprenderlo.

- ¿Cómo reconocer si uno es una persona introvertida? ¿Cuáles son sus fortalezas? Pero, principalmente, ¿cómo aprovecharlas?

El mundo está cambiando a pasos agigantados. En este proceso se puede estar gestando terreno fértil para un tipo muy distinto de liderazgo.

- ¿Por qué es importante entender el potencial de la gente introvertida?

Estudios recientes muestran que las personas introvertidas representan hasta una tercera parte de la población. Aun así pensamos que son una pequeña minoría. Esto se debe a que muchos introvertidos aparentan lo que no son, tratan de encajar en una sociedad que “glorifica” a los extrovertidos. Los colegios, las universidades y las empresas parecen estar diseñados para las personas extrovertidas.

De alguna forma esta situación es similar a lo que sucedía con las mujeres en los años cincuenta. Las mujeres eran consideradas ciudadanas de segunda categoría, desaprovechando su gigantesco potencial. No valorar las competencias de los introvertidos representa un desperdicio colosal de talento y energía, pero principalmente de felicidad.

- ¿Cómo reconocer a una persona introvertida?

El primer paso es entender lo que significa introversión. Ser alguien introvertido es distinto a ser tímido. La timidez es el miedo al juicio social o a la humillación. En cambio, la introversión tiene que ver más con cómo respondemos a los estímulos sociales. La gente extrovertida busca constantemente grandes dosis de estímulos externos para sentirse bien.

En cambio, las personas introvertidas suelen preferir ambientes más tranquilos, callados y menos estimulantes. Esto no quiere decir que sean personas asociales. Las personas introvertidas prefieren permanecer con amigos cercanos, leer un libro, compartir una copa de vino con alguien especial, y también disfrutan las fiestas, pero al poco tiempo ya quieren regresar a la tranquilidad de sus casas.

- ¿Las personas introvertidas pueden ser grandes líderes?

Por supuesto. El mito más grande que existe de la gente introvertida es pensar que no pueden ser líderes ejemplares. En mi libro destaco a varios líderes excepcionales como Isaac Newton, Albert Einstein, Eleanor Roosevelt, Rosa Parks, Warren Buffet, Steven Spielberg, Larry Page o Mahatma Gandhi. Todos ellos exitosos no a pesar de su personalidad, sino gracias a su personalidad. Incluso, Adam Grant, profesor de la Escuela de Negocios de Wharton, encontró que los ejecutivos introvertidos tienen mejores resultados liderando equipos de personas extrovertidas.

- ¿Cuáles son las fortalezas de las personas introvertidas?

Vivimos en un mundo donde la gente no para de hablar. Por esto, las cualidades propias de las personas introvertidas van a ser cada vez más apetecidas. Por ejemplo, las personas introvertidas tienden a permanecer más enfocadas en el trabajo, reflexionan con mayor detenimiento los problemas, son creativos, persistentes y, al ser más callados, pueden engrandecer su carácter.

El mensaje principal de mi libro es que las personas introvertidas deben sentirse orgullosas de lo que son. Su personalidad es una fortaleza. Muchas personas introvertidas sienten que permanecer callados es una debilidad. Incluso sienten culpa por preferir momentos a solas. Pero esto no debe ser así. En realidad estas son sus principales fortalezas.

- ¿Cómo podemos mejorar en nuestras casas y en nuestras oficinas?

Lo mejor que pueden hacer los padres para saber criar niños introvertidos es aprender a valorarlos como son y promover sus pasiones. A los niños introvertidos no se les debe llamar “tímidos”, ni reprochar que tengan pocos amigos. Todo lo contrario, hay que respetar sus espacios y su personalidad.

En las empresas tenemos que empezar a dejar esa obsesión por trabajar en espacios abiertos. Algunas investigaciones muestran que las compañías pierden en productividad, e incluso en creatividad, en esquemas totalmente abiertos de trabajo. Todos necesitamos espacios para concentrarnos en forma callada en nuestro trabajo. Particularmente las personas introvertidas necesitan lugares que no estén plagados de estímulos externos para lograr su mejor desempeño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.