Más personal calificado, por favor

Alemania necesita mano de obra cualificada. Sobre todo, en las matemáticas, la informática, las ciencias naturales y la tecnología. El Gobierno busca soluciones a un problema cada día más acuciante.

Un trabajador calificado rinde mejor si tiene el cargo adecuado. Un trabajador calificado rinde mejor si tiene el cargo adecuado.
;
DW

La Agencia Federal de Trabajo presenta una vez al mes un informe de la situación laboral en Alemania. En los tiempos en los que las cifras de desempleados no dejaban de crecer, los informes eran bastante desagradables. Pero esta situación ha cambiado.

Mientras el nivel de desempleo disminuye, aumenta asimismo la cifra de puestos vacantes. En mayo llegaron casi a medio millón, 29.000 más que el año pasado en este mismo mes. Lo que más se busca es personalidad cualificado en los campos de la mecatrónica, la electricidad y el metal, ingenierías mecánicas y automotrices, y especialistas en logística, salud y comercio.

También se buscan ingenieros en el área de Tecnologías de la Comunicación (IT). Bernhard Rohleder, director general de la asociación de IT Bitkom informa de la existencia de 38.000 plazas abiertas y, en sus propias palabras, “desocupadas” actualmente.

 “Somos conscientes de que en nuestro campo producimos un volumen de ventas aproximado de 1.500 millones de euros menos, y eso es porque nos falta gente con las que alcanzar este volumen con éxito.”

La falta de personal cualificado afecta de lleno a las empresas y frena la innovación, según Rohleder, “porque quién va a traer la innovación, si no las personas, las cabezas pensantes capaces de ello”

Tres pilares contra la falta de personal

Rohleder menciona tres pilares para asegurar la llegada de nuevo personal: una optimización del sistema educativo alemán, la movilización de todas las mujeres y personas mayores actualmente no empleados y una modernización de la política de inmigración.

No obstante, la migración laboral dentro de la Unión Europea no deja de ser difícil. A causa de la crisis de deuda en Europa, mucha gente busca trabajo por todo el Viejo Continente. Y a pesar de ello, los griegos, españoles y portugueses vienen a Alemania con cierta reticencia, afirma Heinrich Alt, representante de la Agencia Federal de Trabajo.

“Tenemos una fuerte inmigración interna en Europa. Esperamos una cifra final de 150.000 inmigrantes este año”, informa Alt. Las compañías piden personal extranjero, pero sólo para ciertas plazas de trabajo escasas y muy concretas: ingenierías, o trabajos en las áreas de las matemáticas, informática, ciencias naturales o tecnología.

La inmigración de extranjeros de Estados no miembros de la UE también registra niveles bajos. Con la entrada de la “Blue Card Europea“ para personal altamente cualificado, los ingenieros y otros profesionales de gran demanda son bien recibidos en Alemania, pero solo si llegan ya con un contrato que les garantice un sueldo anual de al menos 35.000 euros.

 En 2011, 1.221 médicos de países no miembros se trasladaron a Alemania; el año anterior fueron 795. En el caso de los ingenieros, las cifras aumentaron de 300 a 1191.

Visiones contrarias

La oposición política en Berlín, no obstante, ve en la inmigración una solución limitada al problema de la falta de personal cualificado, y pone sus miras en la promoción del potencial nacional. Según el portavoz del SPD en el Bundestag Hubertus Heil, cada año 65.000 jóvenes dejan sus estudios sin llegar a graduarse. Esto lleva a mucha gente a largos periodos de desempleo y condiciones laborales precarias.

El Gobierno Federal ve la situación de otra forma: según sus representantes, se están dando medidas muy concretas y orientadas a solucionar el problema de la falta de personal cualificado, y una buena cooperación con la industria. El martes 5 de junio se presentará un balance de las iniciativas relacionadas llevadas a cabo durante el pasado año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.