Las claves del pánico

Un reciente estudio encontró las características que deben tener los presidentes de empresa para enfrentar momentos de gran estrés y evitar entrar en pánico. Entrevista con el experto mundial en evaluación de ejecutivos, Justin Menkes.

Archivo Semana Archivo Semana

Justin Menkes es una estrella en la industria de la evaluación y selección de altos ejecutivos. PhD en psicología organizacional de la Claremont Graduate University, Menkes fue alumno destacado del legendario experto en gerencia, Peter Drucker. Gracias a su trabajo como consultor principal de la firma Spencer Stuart, este hombre se codea todos los días con presidentes de compañías como Chevron, Unilever y FedEx.

En los más dediez años que lleva evaluando y seleccionando altos ejecutivos, descubrió la enorme importancia que tiene saber manejar momentos de gran tensión en los negocios. "Sin importar qué tan exitoso llegue a ser un líder, siempre va aencontrar mares turbulentos en cualquier industria", asegura Menkes. Según datos de este autor, la mitad de las compañías que eran líderes en Estados Unidos en1955, para 1990 conservaban su posición de liderazgo. Sin embargo, dos terceras partes de estas compañías desaparecieron desde 1990 a la actualidad. 

Las malas noticias son que el cerebro humano no está configurado para funcionar bien bajoc onstante presión. En su libro Your Brain at Work (Dinero 347) el reconocido autor David Rock explica que una sola discusión fuerte en la mañana puede opacar sus pensamientos durante todo el día. De hecho, Justin Menkes presenta diversos estudios que muestran cómo situaciones de estrés afectan la memoria de corto plazo, la toma de decisiones y el funcionamiento de los músculos. "Hasta los empresarios más audaces pueden parecer tontos en algunas circunstancias",asegura.

Con el fin de medir qué tan preparados están los altos ejecutivos para lidiar con altos niveles de estrés, Justin Menkes estudió a los 200 CEOs más prestigiosos de Norteamérica. En la lista figuran nombres tan famosos como Michael Dell (Dell), Frederick Smith (FedEx), Alan G. Lafley(P&G), Jim Skinner (McDonald's), Fred Hassan (Schering-Plough) y LarryBossidy (Honywell), entre muchos otros. Dicho estudio se publicó recientemente (Harvard Business Press de mayo de 2011) con el título Better under Pressure:How Great Leaders Bring Out the Best in Themselves and Others.

El principal hallazgo de la investigación tiene un valor particular: "En lugar deh acerlos retroceder, los líderes son simplemente mejores en los momentos de mayor estrés". La razón es que logran colocar la adrenalina a su favor.

Las tres claves

Concretamente, son tres las características que Menkes encontró en los ejecutivos que manejan la presión deforma natural: son personas que tienen un optimismo realista, trabajan por un propósito y saben encontrar orden en el caos. 

El primer factor es, en opinión de Menkes, el talón de Aquiles de la mayoría de ejecutivos que no logran trabajar bajo presión: el exceso de confianza. En una crisis, el rol principal de unlíder es mostrar claramente por dónde pueden llegar las posibles amenazas, envez de pintar 'pajaritos en el aire'. Esto implica estar íntimamente conectado con la realidad y, más importante aún, tener un sentido de humildad. De ahí surge el concepto de optimismo realista. 

Según Justin Menkes, entre más alto y exitoso es un ejecutivo, más fácilmente habla de sus tropiezos e imperfecciones. El segundo componente es tener un propósito claro. Diversos estudios muestranque, en momentos de estrés, el cerebro humano tiende a favorecer metas de corto plazo. Además, tiende a aumentar el impacto de las malas noticias respecto a las buenas. Es aquí donde Menkes argumenta que el propósito de la compañía en la quet rabaja un líder marca una diferencia sustancial como el principal motivador para enfrentar estas situaciones. 

Finalmente, el tercer ingrediente es saber encontrar el orden en el caos. Es decir: tener un deseo consciente de enfrentar nuevos desafíos en la vida. Ver en los momentos de presión la oportunidad de crecer, tanto personal como grupalmente. Eso es clave para forjar a las personas y las organizaciones. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.