La empleada doméstica que revolucionó el mundo de los rizos e hizo millones

¿Qué es lo que convierte a una persona en un empresario? Heloisa Assis pasó más de diez años mezclando todo tipo de cremas para el cabello en busca de una fórmula.

Heloisa Assis era empleada y pasó a ser empleadora. Heloisa Assis era empleada y pasó a ser empleadora.
;
BBC

Estaba decidida a a buscar la forma de cuidar de su pelo enrulado sin necesidad de alisarlo, una práctica muy común para la población negra brasileña que no quiere lucir un estilo afro.

Cuando se quedó conforme con los resultados, abandonó su trabajo de empleada doméstica y convenció a su marido para que vendiese el auto que usaba como taxi. Así, en 1993 invirtió US$1.500 para abrir un pequeño salón de belleza.

Como Zica, la gran mayoría de las brasileñas tiene pelo ensortijado.

Muy pronto comenzaron a formarse largas filas a la entrada del salón, una casa antigua en un barrio pobre de Río de Janeiro. Las puertas se abrían a las ocho de la mañana, pero desde varias horas antes las mujeres hacían fila.

"Ofrecíamos algo novedoso, que no existía en el mercado", dice esta exitosa mujer de 51 años a la que todos llaman Zica.

Después de numerosos intentos, había inventado un fórmula para tratar el cabello, enriquecida con nutrientes y humectantes como cacao y extracto de asaí.

Zica mueve la cabeza y sacude su pelo para explicar de qué se trata: la fórmula transforma el pelo extremadamente crespo en bucles suaves y elásticos, sin necesidad de utilizar productos para alizar el cabello.

La mitad de la población brasileña es negra o mestiza. Sin embargo, la industria del sector belleza se ha concentrado mayormente en las personas de ascendencia europea. El mercado para el tratamiento que comercializaron Zica y sus tres socios era inmenso.

Belleza natural

Éste fue el comienzo de Beleza Natural. Hoy, la compañía cuenta con 12 tiendas en Río de Janeiro, Bahía y Espíritu Santo. Empezaron con cuatro empleados. Ahora son más de 1.400.
También la empresa tiene un centro de entrenamiento para el personal y una fábrica que hace más de 250 toneladas de productos para el pelo por mes.

Además, la tienda ofrece una variedad de productos para el cabello.

Aunque el tratamiento atrae particularmente a las personas de ascendencia africana, Zica dice que no define su mercado por la raza. Ya sean blancos o negros, el 75% de los brasileños tiene pelo rizado.
"El mercado sencillamente no lo notó antes que yo. Se había olvidado de la gente con rulos".
Zica proviene de una familia pobre en la que había 13 niños y creció en una favela de Rio.

Cuando tenía nueve años comenzó a trabajar como mucama y personal de limpieza para traer dinero a la casa.

Ella se acuerda que de pequeña le preocupaba que el volumen de su cabello pudiera causar mala impresión en la casa de la gente rica.

En ese entonces, la alternativa era alisarse el cabello con productos químicos. De adolescente, se sentía obligada a hacerlo.

"No me gustaba, pero seguí alisándome el pelo hasta los 21. Luego, dije basta, quiero usar mi pelo al natural".

Zica se inscribió en un curso de peluquería que se dictaba en una iglesia de la favela donde vivía. Y así fue como comenzó la investigación.

Hoy, tiene tres hijos y vive en un barrio elegante de Río. Dice que su historia es una excepción en su país, en el que muy pocas personas de color son ricas.

Primero Brasil, después del mundo

En Brasil ya hay 12 salones de Beleza Natural con una clientela de 80.000 personas.

Cada mes, 80.000 personas se acercan a su salón para hacerse el tratamiento. Éste cuesta US$35 y hay descuentos por grupo familiar.

La mayoría de sus clientes son mujeres trabajadoras de entre 18 y 45 años. Zica dice que su principal preocupación es mantener precios accesibles.

"Venimos de bien abajo, sabemos por lo que pasa la gente. Yo no podía ir a una peluquería y no me olvidó de esa realidad".

Su mayor satisfacción, dice, es ver como sube la autoestima de sus clientes, orgullosos de su nuevo pelo.

Heloisa "Zica" Assis
Aunque su compañía logró encontrar un nicho importante en el mercado, el comienzo no fue fácil. Zica y sus socios tuvieron que luchar con la burocracia brasileña y enfrentarse a la desconfianza de los bancos.

"Cuando eres un empresario tienes muchos sueños y crees que los demás sueñan contigo. Pero no es así. Si vas a un banco y pides un préstamo la gente quiere pruebas. Por mucho tiempo tuvimos que trabajar viviendo al día".

En 2005 la empresa ganó el apoyo de Endeavor, una ONG internacional que brinda ayuda para desarrollar proyectos prometedores.

Beleza Natura quiere crecer este año un 25%. Tienen planes de expandirse en Brasil y por qué no en el extranjero.

"Estoy segura de que iremos lejos y conquistaremos el mundo", dice Zica. "Creo que mucha gente con pelo rizado está esperando que la ayudemos".

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.