Freelance, bueno pero no tanto

Es cierto que tener el control y la independencia de trabajar por cuenta propia trae beneficios, pero también tiene una serie de desventajas.

Trabajar como freelance es más cómodo pero tiene sus riesgos. Trabajar como freelance es más cómodo pero tiene sus riesgos.

La decisión de dejar de estar vinculado a una empresa para emprender un oficio en solitario puede ser considerado como una actitud valiente. Es indispensable que planee con detenimiento si lo hará desde la casa o en una oficina.

La espera del pago

Cuando se decide trabajar independientemente se asume como es obvio la  responsabilidad de cobrar facturas a los clientes con lo que es seguro que deba acostumbrarse a esperar las inevitables demoras en el pago.

Si está acostumbrado a recibir el cheque del sueldo o a que se le consignen en su cuenta bancaria personal cada dos semanas, la nueva estructura financiera puede implicarle unos cuantos dolores de cabeza.

La soledad

Lo primero con lo que se encontrará será sin la compañía diaria de los compañeros de trabajo. Aunque laborar sin la compañía de ninguno es el sueño de muchos, cuando surgen dudas sobre algún tema que no se domina no hay nadie al alcance para salir de la duda.   

Distracción casera

Si piensa o está a punto de trabajar desde la casa, tendrá que ser disciplinado para resolver asuntos cotidianos que no tendría que enfrentar si estuviera en una oficina. Si se está casado y con hijos es muy probable que interrumpa la rutina laboral para atender asuntos familiares.  

Cuando se recibe la visita de otros miembros de la familia, la situación tiende a ser más difícil de controlar porque disminuye la privacidad.

Seguridad social

Otra desventaja de trabajar en forma independiente desde la casa es que no contará con los beneficios como seguro de salud, aporte a pensión, licencia por enfermedad con goce de sueldo o vacaciones pagadas.

Buscar trabajo indefinidamente

Aunque trabaje por periodos largos para un solo cliente, siempre estará buscando el nuevo cliente para mantener el flujo de sus ingresos. Eso quiere decir que deberá al mismo tiempo que termina un trabajo estar buscando su próximo cliente.

Con control y sin él

Uno de los principales beneficios de trabajar como freelance  es contar con flexibilidad en lo que respecta al tiempo. Sin embargo, la otra cara de la moneda es que puede ser difícil fijar un horario de atención para los clientes porque ellos saben perfectamente que usted está disponible a toda hora.



 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.