Indicadores Financieros

Educación

¿Existe una edad ideal para ser profesional?. La profesionalización puede iniciarse con programas técnicos y tecnológicos.

La profesionalización puede iniciarse con programas técnicos y tecnológicos.

¿Existe una edad ideal para ser profesional?

Muchos compiten contra el tiempo para recibir su grado y profesionalizarse, ¿lo estarán haciendo a la edad indicada? Dos expertos analizan el tema.

En Colombia, en el último año más de 267 mil colombianos recibieron el título profesional. La mayoría lo hizo en promedio a los 30 años, aunque parece una edad tardía, la verdad es que no existe una edad fija para profesionalizarse.

¿Temprano mejor?


El investigador de Fedesarrollo, Mauricio Reina, asegura que existen profesiones en las que la experiencia cuenta más que el conocimiento y quienes eligen esas carreras deberían salir más temprano a laborar para lograr posicionarse y ganar experiencia rápido.

Por ejemplo, alguien que se dedique a la arquitectura necesitará empezar a adquirir experiencia cuanto antes para que cuando llegue a los 30 años o 35 pueda tener resultados y sea atractivo para un proyecto.

En el país los jóvenes están terminando el bachillerato a los 16 años y si tienen los medios económicos para estudiar sin interrupción a los 22 años ya tienen el título, pero tampoco esa edad puede situarse como la indicada.

Elección según el estrato

Ana Paola Martínez, directora RH consulting de trabajando.com, asegura que la edad en la que las personas se profesionalizan es homogénea y depende de muchas variables en el que pesan asuntos como el nivel económico y el cultural.

En los estratos medio y medio bajo, la gente primero entra a trabajar para poder optar a un título técnico, tecnológico o profesional con el dinero que logren ahorrar o las oportunidades que les den las compañías con créditos.

Estudiar y trabajar es un doble esfuerzo. Algunos de esos estudiantes cursan un semestre y aplazan el siguiente para poder estudiar el próximo, lo que extiende el tiempo de la profesionalización. Como esas personas en la mayoría de casos estudian en la noche, también extienden la carrera porque no es la misma intensidad horaria que en la mañana.

Las personas de estratos altos antes de empezar a estudiar prefieren irse a vivir afuera un tiempo, aprender habilidades y eso les prolonga el tiempo de la edad para terminar estudios.

Esas condiciones tanto entre los de estratos medios y bajos ha hecho de alguna manera que no exista una edad promedio para recibir el título profesional.

Lo importante es tener un nivel


A veces convendrá hacerse profesional temprano y otras veces será necesario postergarlo. Paola Martínez asegura que existen miles de puestos de trabajo que no exigen que sea profesional de entrada para desempeñarlo.

La razón es sencilla, si alguien quiere estudiar electrónica y necesita recibir ingresos a corto plazo, primero hace un técnico, adquiere experiencia, estudia el tecnológico y después se convierte en profesional.

Lo mismo aplica para muchas otras carreras porque en la actualidad abundan los establecimientos educativos con esas ofertas, eso sí averigüe antes que estén aprobadas por el Ministerio de Educación.

¿Y si termino demasiado tarde?

El investigador de Fedesarrollo Mauricio Reina, cree que en Colombia se discrimina en los dos extremos, por ser muy joven o por estar “pasado” de edad, “a los jóvenes no los contratan por falta de experiencia y cuando la gente tiene cierta experiencia y pasa cierta edad, le cuesta mucho conseguir otro empleo”.

Pero tampoco es que sea esa la regla. Cuando una empresa busca a alguien para hacerse cargo de un proyecto, lo más normal es que eche mano de una persona con mucha experiencia pero al mismo tiempo contratará a profesionales recién graduados para que vayan aprendiendo de cómo funcionará la estrategia a largo plazo.

En definitiva no existe una edad promedio, todo depende de la carrera y de las actividades que se realizan, hay profesiones en donde la edad no importa, importa más la innovación, la capacidad y la creatividad, tres cualidades que no hay que dejar pensionar.