Evite ser despedido por falta de creatividad

Hay un viejo adagio que pregona que “todo está inventado”. No es cierto, algunas situaciones de la vida cotidiana en el campo laboral pueden resolverse de múltiples formas, todo es cuestión de respirar, pensar y poner a prueba los conocimientos.

Una buena idea puede hacer puede hacer que los trabajadores sean ascendidos. Una buena idea puede hacer puede hacer que los trabajadores sean ascendidos.

Las grandes ideas han sido las que han trasformado el mundo, por eso sin importar la jerarquía que usted ocupe en la compañía,  diariamente debe estar explorando alternativas para innovar. Lea atentamente las siguientes recomendaciones para que las cosas le salgan mejor.  

Dudar y dudar

Cuestionarse es de sabios y conformarse es de necios. Es necesario que siempre se pregunte qué es lo que hace y porqué lo está haciendo. A diario las tareas y los proyectos que se asignan en el trabajo provienen de ideas de otros, pero se pueden mejorar cuando no se “traga entero” y se propone más allá de lo exigido.  

No se canse de leer

Un buen escritor escribe un libro cuando ha leído cien. Lo mismo se debe hacer en cualquier profesión, constantemente hay que ir incrementando los conocimientos para asociar. Si es publicista y  le encomiendan una campaña para preservar los árboles, seguramente tendrá mejores resultados si ha leído informes de talas de bosques.

Mil maneras

Huya de dos enemigos muy fuertes: el pesimismo y la pereza. El primero siempre estará diciendo que eso no se puede hacer de otra forma y el segundo no lo deja probar hacerlo diferente. Es necesario aprender nuevas formas de hacer las cosas, sea flexible y ábrase a nuevas posibilidades.

¿Problemas? Cuéntelo todo

Los  problemas tienen muchas soluciones posibles, a veces las personas se encasillan en resolverlos de una sola forma. Cuando se está pasando por un momento crítico, lo ideal es comentarlo con los compañeros del trabajo. En esas conversaciones surgen las mejores salidas.  

Ríase

Un tema serio tiene dos lados: uno muy interesante y uno muy divertido. Trate de empezar por el segundo para llegar a lo interesante, para eso también puede echar mano nuevamente de los compañeros. Ver el lado gracioso de las cosas además de relajar muestra lo serio que puede llegar a ser el asunto.  

Suelte la almohada

Cuando la soledad de la noche llega, surgen ideas y casi siempre la almohada es la testigo de esas “iluminaciones”. Sin embargo,  la almohada no se lo recordará  al día siguiente. Para eso es necesario que siempre tenga a la mano, una libreta de apuntes. La mayoría de los cantantes componen así, luego de muchas frases surge una composición que se vuelve un éxito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.