Indicadores Financieros

Educación

Estudiar: ¿Vale la pena? .

Estudiar: ¿Vale la pena?

Una de las principales inconformidades de los estudiantes es realizar estudios y no tener la facilidad para conseguir un empleo o no recibir una retribución monetaria acorde con su conocimiento.

Al avanzar en el nivel de estudios, el anhelo es tener mayores oportunidades laborales, así como un mejor salario.

Sin embargo, muchos colombianos ven truncadas sus aspiraciones al no tener en ocasiones ninguna de las dos. 

La ministra de Educación, María Fernanda Campo, señaló recientemente que “la educación sí paga” al revelar un estudio elaborado por Observatorio Laboral para la Educación en el que se muestra un ascenso de salarios y oportunidades de vinculación en las empresas en la medida que las personas tienen un mayor nivel de educación.

Para el ejercicio de 2012 se encuestó una muestra que representa 142.536 graduados entre julio de 2010 y junio de 2011.

Actualmente, el Observatorio Laboral cuenta con un aplicativo de diligenciamiento en línea de esta encuesta, que permite que los graduados que hacen parte de cada uno de los momentos de análisis definidos en el modelo de seguimiento a graduados accedan a la encuesta y que las Instituciones puedan administrar las encuestas que sus graduados han diligenciado.

Vinculación

A partir de la información del Observatorio se destaca que el 81,5% de los recién graduados de educación superior se encuentran trabajando en el sector formal, realizando aportes al Sistema de Seguridad Social.

Esta cifra muestra las mejores condiciones de vinculación laboral que tienen las personas cuando obtienen un título de educación superior, ya que a nivel nacional esta cifra es apenas del 49,2%.

El porcentaje de graduados que cotizan aumenta con el nivel de formación. Es así como un graduado en el 2010 de educación técnica alcanzó un nivel de vinculación al sector formal un año después de haberse graduado de 66,1%, un tecnólogo 73,3% y un universitario 78,8%.

En los niveles de posgrado se alcanzan los mejores niveles, 91,9% de vinculación para un graduado de especialización, 91,5% para uno de maestría y 94,3% para un graduado de doctorado.

Para analizar la evolución de este indicador resulta interesante comparar la situación de los recién graduados de los dos últimos años. En este sentido, el porcentaje de recién graduados vinculados al sector formal se incrementó 1,5 puntos porcentuales por encima del registrado el año anterior.

En efecto, mientras que de cada 100 personas que se graduaron en el 2009, 80 estaban cotizando al Sistema de Seguridad Social un año después de haberse graduado; para los graduados de 2010, de cada 100 personas 81 estaban cotizando.

El cambio más significativo se presentó para aquellos cotizantes recién graduados de formación técnica profesional, al pasar de 59% para los graduados de 2009 a 66,1% para los graduados de 2010.

Además de este incremento, de acuerdo con el análisis realizado por el Observatorio, también aumentó el número de las personas que se graduaron como técnico profesional en el 2010 y continuaron estudiando un año después, este indicador era del 11,2% en el 2010 y pasó al 14,9% en el 2011.

Por su parte, el porcentaje de cotizantes del nivel tecnológico pasó de 75,9% a 73,3%, mientras que el porcentaje de los que continuaron estudiando un año después, se incremento del 4.8% en el 2010 al 8,7% en el 2011. En el nivel universitario el porcentaje de cotizantes pasó de 77,4% a 78,8%.

Salarios

Otro indicador que permite analizar la relación estrecha que existe entre educación y empleo, es el salario real de los recién graduados.

Según cifras del Observatorio, el salario promedio de enganche de un recién graduado de técnica profesional ($937.990) es 40% superior al que recibe una persona que solo obtuvo un título de secundaria, cuyo salario es de un poco más de $660.000.

En general, se encuentra que los ingresos de los recién graduados de educación superior mantienen una relación positiva con el nivel de formación.

La vinculación laboral promedio de los graduados del 2010 al año de graduarse, muestra que los graduados técnicos profesionales tenían un salario de $937.990, los tecnólogos $1.081.893 y los universitarios $1.525.357.

Por su parte, el salario promedio para los graduados de especialización fue de $2.438.412, para los de maestría de $3.354.115 y de $5.039.917 para los graduados de doctorado.

¿Es suficiente el salario recibido o no?. Las respuestas pueden ser subjetivas, más teniendo en cuenta que los resultados son promedios. Lo que sí parece indiscutible es que las personas que tienen mayor preparación académica tienen mayores posibilidades de ubicarse mejor laboralmente.