En el lugar equivocado

No sentirse a gusto en la empresa donde labora es el karma de muchos empleados, pero incluso algunos no logran descifrar qué es lo que los hace sentir inconformes. Hay cinco señales.

Trabajar con placer es más satisfactorio para la vida personal, pero no hacerlo no significa que deba renunciar. Trabajar con placer es más satisfactorio para la vida personal, pero no hacerlo no significa que deba renunciar.

No siempre el puesto al que llegan los trabajadores es el lugar apropiado para desempeñarse como se ha soñado profesionalmente, es decir, "está en el trabajo equivocado".

Inés Temple, presidenta ejecutiva de Lee Hecht Harrison, aconseja que cuando uno se da cuenta que no está contento en la empresa hay que preguntarse por la esencia y la lealtad consigo mismo.

“Aunque suene obvio es la posibilidad para reflexionar y tomar decisiones para dejar de ir a donde uno no quiere", manifiesta.

Para Temple la pregunta clave es: “¿Qué quiero?”.

Hay cinco señales que pueden indicarle que está en el trabajo equivocado, no hay necesidad de tenerlas todas, con solamente una se puede diagnosticar la equivocación.

¿Cómo reconocer que no me gusta?

Utilice la regla del 80-20: Es útil para todas las razones equivocadas. El principio se presentó como una teoría económica a principios del siglo 20 y desde entonces ha sido aplicado a muchas áreas de la vida, como el trabajo.

Una manera efectiva de evaluar la satisfacción profesional es asignarle 80% a las cosas que lo hacen feliz y el 20% a lo que le insatisface, si la proporción cambia ya sabe cual es el camino.

No gana lo suficiente: El dinero es una cuestión clave y es normal que haya insatisfacción porque las tareas son muchas y el sueldo es poco o por ejemplo, si alguien lleva cinco años en la empresa sin un aumento de sueldo diferente al que ordena la ley es motivo para caer en la cuenta que se está en el lugar equivocado.

Ascender le da miedo: Es normal que si alguien no está contento y no gana lo suficiente al anunciarle que ha sido ascendido saldrá corriendo. Algunos prefieren el bajo perfil y no asumen más responsabilidades porque no les gusta lo que hacen y lo que hacen, lo hacen para sobrevivir.
Ganar más o tener menos trabajo no es suficiente para descubrir que lo que se hace es lo que realmente satisface.

El trabajo no le interesa: Algunos creen que con ir todos los días a laborar puntualmente están interesados en lo que hacen, pero no es cierto, un trabajo se vuelve interesante cuando constantemente se está aprendiendo.

Si han pasado meses en que el puntaje de aprendizaje es cero, es una señal que va a su trabajo porque le toca y eso no es un pecado porque el trabajo es la base de la economía personal y si renuncia sin tener un nuevo empleo, no está utilizando la inteligencia financiera.

Conversaciones del trabajo son en su mayoría negativas: Es completamente normal quejarse del trabajo de vez en cuando, pero si lo hace constantemente es momento de empezar a indagar por ofertas laborales. Si rara vez tienen una buena palabra que decir sobre el trabajo, entonces la infelicidad en el trabajo claramente ha extendido a otras áreas de la vida.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.