El lunes ya no es el peor día

Puede ser una defensa del vilipendiado lunes o una acusación tardía a tres días de la semana que -hasta ahora- estaban libre de culpa y cargo.

El lunes puede ser difícil, pero los tres días que le siguen no cambian demasiado. El lunes puede ser difícil, pero los tres días que le siguen no cambian demasiado.
;
BBC

Usted lo puede interpretar con la perspectiva del vaso medio lleno -el lunes no es tan miserable como pensábamos- o del vaso medio vacío -en lugar de un día miserable a la semana tenemos cuatro-; pero lo cierto es que, según un estudio en Estados Unidos, el ánimo no cambia demasiado entre el comienzo y el transcurrir de la semana.

La angustia de cada lunes, un día que parece más difícil de escalar que el Everest, sería en realidad un mito, aunque la alegría del viernes sí estaría comprobada, ahora científicamente, en una investigación publicada en la Revista de Psicología Positiva (The Journal of Positive Psychology).

Un grupo de científicos estadounidenses ha llegado a esta conclusión tras analizar una encuesta realizada por la consultora Gallup en 2008, en la que más de 340.000 ciudadanos de ese país fueron entrevistados telefónicamente.

Uno de los interrogantes planteados a los entrevistados era sobre su humor en el día anterior. Los consultados debían contestar si habían sentido -o no- felicidad, tristeza, pena, estrés o bronca en la jornada previa.

Como había de esperarse, la gente expresó más alegrías y menos tristezas durante los días del fin de semana, en comparación con las tradicionales jornadas laborables.

Pero para asombro de los autores del estudio, la comparación entre los primeros cuatro días de la semana no registró grandes saltos. Solo el viernes salió bien parado.

El ánimo en la salud y la enfermedad

"A pesar de nuestra creencia general sobre los horribles lunes, creemos que esta idea debería, en general, ser abandonada", indican los autores del estudio.

Para los investigadores, "la percepción sobre los lunes tristes está tan extendida debido al extremo contraste entre el ánimo que uno tiene el domingo y el que tiene el primer día de la semana, aunque luego este ánimo no cambie realmente entre el lunes, el martes, el miércoles y el jueves".

En conversación con BBC Mundo, el profesor Arthur Stone, uno de los autores del estudio, destacó que la investigación trabaja sobre "un 'promedio', algunas personas pueden tener malos lunes, pero otros probablemente se sienten peor los martes. Solo decimos que los lunes no son mucho más tristes que los otros días".

¿Pero en qué cambia -desde una perspectiva científica- saber cómo nos sentimos una mañana de sábado o una tarde de miércoles?

"Por mucho tiempo me han interesado los cambios de ánimo. Son, después de todo, una parte importante de nuestra experiencia cotidiana y de nuestro bienestar psicológico".

Stone añadió que "el ánimo puede tener un impacto en nuestros procesos biológicos a través de sus efectos en las hormonas y en el sistema inmunológico, por lo tanto es -o debería ser- parte de nuestra comprensión de la salud y la enfermedad".

Otra conclusión del estudio es que si bien la alegría de los fines de semana no discriminaba géneros, o si la persona vivía sola o no, los jubilados y pensionados parecían sentir una mayor felicidad en estos días, quizás por la oportunidad de encontrase con amigos y reunirse con su familia.

Para los autores, a diferencia de otros trabajos realizados en el pasado, esta es la primera investigación de carácter masivo sobre los efectos de cada día en el ánimo de la gente.
                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.