El colega holgazán

Siete claves para sobrevivir a un compañero perezoso y evitar que afecte su trabajo.

Aunque algunas no son sencillas de aplicar, pueden ser un buen comienzo para abordar esta situación en su trabajo, si ‘padece’ este tipo de compañeros. Aunque algunas no son sencillas de aplicar, pueden ser un buen comienzo para abordar esta situación en su trabajo, si ‘padece’ este tipo de compañeros.

En la vida laboral no hay nada más desestimulante que tener un compañero holgazán. Ese
individuo que, mientras otros trabajan, pierde el tiempo deambulando por otras dependencias
–o fuera de la empresa–, aplaza la entrega de trabajos importantes, elude sus responsabilidades
o se gasta el día conversando, navegando en la red o resolviendo problemas personales.

Para quienes están enfocados en obtener los mejores resultados en su trabajo, compartir con este tipo de personajes llega a ser una verdadera tortura en muchas ocasiones. Incluso, pueden llegar a ser nefastos para una organización porque varios de sus compañeros van a tratar de seguir el mal ejemplo, lo que termina afectando las metas de la compañía. ¿Qué hacer frente a este tipo de colegas?

En una entrevista con la revista Forbes, el coach ejecutivo Stever Robbins –uno de los 10 podcasters (conferencistas en la red) más influyentes de Estados Unidos–, hizo algunas recomendaciones para
quienes deben enfrentar a diario esta situación en el trabajo. Aunque algunas no son sencillas de aplicar, pueden ser un buen comienzo para abordar esta situación en su trabajo, si ‘padece’ este tipo de compañeros.

1- Concéntrese en lo suyo. Observar cómo su colega elude las labores de la oficina no solo le generará emociones negativas, sino además le quitará la energía que necesita para hacer su propio trabajo. Por eso, en vez de quedarse a contemplar cómo pierde el tiempo, dedíquese a hacer su trabajo de la mejor manera posible, recomienda Robbins.

2- No se contagie. La imitación de una mala conducta puede ser la peor consejera en la oficina. Si le molesta que alguien pierda el tiempo en el trabajo, lo último que debe hacer es imitar este mal ejemplo, más bien sacúdase esos pensamientos y evite convertirse en aquel tipo de trabajador que tanto le genera molestias. No deje que otra persona, que poco aporta a su vida profesional, termine por arruinar su ánimo.

3- La vida no es justa. Quejarse de lo injusto que puede ser que alguien ‘se gane la vida fácil’ mientras usted está trabajando no le ayudará a solucionar los problemas. Solo conseguirá verse como una persona amargada y, con el tiempo, terminará aislado. Por eso, deje a un lado este tipo de razonamientos, que solo lo dejarán más cansado que al comienzo, mientras las cosas siguen igual.

4- No le haga la tarea. En ocasiones, para evitar mayores atrasos en las labores de la oficina hay quienes deciden echarse todo el trabajo encima para que las demoras no afecten el resultado final. Pero esta no es la solución y podría convertirse en una práctica permanente si su compañero se da cuenta que usted está dispuesto a asumir toda la carga. No le haga el trabajo y más bien trate de dialogar con él para que conozca el impacto negativo de su actitud.

5- Tome las riendas. Ver un problema como una oportunidad puede ser un buen comienzo para lograr el ascenso laboral que tanto ha esperado. Si su compañero de trabajo prefiere perder el tiempo y si no está dispuesto a cambiar de actitud, piense que esto le puede abrir el espacio para asumir el liderazgo, ponerse al frente de la situación y cumplir con las metas de la oficina. Esto le dará mayor visibilidad y le abrirá el espacio para seguir ascendiendo dentro de la organización.

6- Fuera rumores. Criticar lo mal que la pasa por culpa de un compañero poco trabajador puede convertirse en un bumerán para su carrera laboral. Además de presentarse como ‘la víctima’, otros podrían desconfiar de sus comentarios y atribuirlos a la envidia o falta de interés por sacar adelante sus propios asuntos. No hable a espaldas de sus compañeros pues esto podría generarle más problemas que soluciones.

7- Juego de parejas. Si la situación de falta de compromiso de su colega está afectando su desempeño laboral y no ha funcionado el diálogo directo, es importante que le haga ver a su jefe que el resultado no se podrá cumplir. Esto no solo le permitirá cambiar de compañero de trabajo para sus próximas asignaciones, sino que, de paso, pondrá en evidencia a su colega holgazán.

Estrategias exitosas

Ángela Orozco
Socia de Research & Opportunities

“Generar entusiasmo fue mi primera estrategia, pero si alguien no cumplía el trabajo, yo lo terminaba haciendo. Sí me funcionó advertir citaciones del jefe –aunque no fueran ciertas–, para organizar
una revisión previa de tareas y lograr que se cumplieran”.

Adriana Suárez
Directora de Invest in Bogotá

“En la vida laboral es factible encontrarse con personas perezosas. Mi estrategia es buscar sus habilidades y gustos para delegarle tareas que le generen interés, buscando incidir en un cambio de actitud y que impacte positivamente en el equipo y en los resultados”.

Laura Gaviria
Presidente de Visión de Valores

“Lidiar con este tipo de personas dentro de una organización no es fácil, pero la mejor forma de manejarlo es con el ejemplo. Lo mejor es no dejarse contagiar y hacer el trabajo bien y de manera
eficiente”.

José Manuel Acosta
Presidente de Human Capital

“Es fundamental comprobar –con respeto y consideración– si el comportamiento es por holgazanería o
por desorden, falta de método, baja motivación o alguna situación personal, en cuyo caso bastaría con adelantar una acción solidaria, porque a lo mejor se endereza”.

                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.