Indicadores Financieros

Estudio

El aula invertida abre nuevos horizontes a la enseñanza.

El aula invertida abre nuevos horizontes a la enseñanza

El aula invertida es un método que propone acabar con las clases magistrales y aburridas. Con elementos multimediales, un enfoque individual y metas específicas, es ideal para que cada cual aprenda a su ritmo.

Ritva Schmitt, una estudiante de Politología, Economía y Anglística de la Universidad Pihipps, en la ciudad de Marburgo, puede estudiar mientras disfruta de la tranquilidad de su habitación en un departamento compartido con otros jóvenes alumnos. Por lo general, trabaja con su notebook en la página “The Virtual Linguistics Campus”.

“Es una página muy parecida a Facebook”, dice Ritva, “solo que ofrece contenidos académicos.” Para ingresar, es necesario registrarse y colocar una clave, y luego “se pueden abrir videos, por ejemplo, y verlos en Youtube”, cuenta la estudiante.

Espacio multimedial en lugar de aulas

Los videos de la plataforma de enseñanza se filman en el edificio de la cátedra de Anglística, un poco deteriorado por los años. Pero detrás de los antiguos portales se encuentra todo un moderno equipo de filmación: focos, trípodes y cámaras. Todos esos instrumentos están en el cuarto de trabajo del profesor Jürgen Handke, que dicta clase ante una pizarra interactiva. Su único espectador es la cámara de video.

Luego, Handke sube sus clases a la red. “Porque internet alberga el tesoro de conocimientos de la humanidad”, subraya el académico. Desde hace muchos años, Jürgen Handke trabaja para difundir en Alemania el concepto del “aula invertida”, proveniente de EE. UU. La ventaja de este método de enseñanza es “que cada alumno puede adquirir conocimientos y revisar contenidos a su propio ritmo, tantas veces como quiera y en el lugar que prefiera”, dice el profesor.

En este semestre, Jürgen Handke se ocupa del seminario “Varieties of English”, donde los alumnos aprenden los diferentes dialectos de ese idioma. El tema de la actual sesión online se titula “Métodos en la investigación de dialectos”. Ritva Schmitt cliquea en los diversos enlaces y abre ventanas con textos, mapas y fotografías. Con solo un par de clicks, a la alumna se le abre todo un panorama acerca del tema.

Más tiempo para lo importante: ejercitarse y discutir

Por lo general, el nuevo material de aprendizaje se transmite en clases y seminarios de la universidad que, por lo general, son muy visitados, lo que provoca frecuentemente una atmósfera algo caótica al comienzo. Hasta que todos entienden de qué se trata, el semestre académico a menudo ya pasó. Pero en el “aula invertida” todo es al revés de lo normal. Los estudiantes aprenden en una página web, pero eso no significa que no deban aparecer de vez en cuando en el aula tradicional, ya que también es muy importante tratar los temas en grupo, subraya Handke. Los conocimientos que se adquieren en la red son profundizados luego en las clases presenciales, que son parte de la segunda fase del aula invertida.

Y sin un contacto directo con los docentes es casi imposible cursar las materias. “Pero el profesor posee una función totalmente innovadora”, explica Jürgen Handke con gran entusiasmo. Y remarca que el docente es quien acompaña al alumno en los debates y en las tareas. Y que los debates son mucho más animados porque antes los alumnos tuvieron la oportunidad de investigar y aprender en forma individual.

Publicidad
Finanzas en Facebook

Conéctese con FinanzasPersonales.com.co