El ADN del emprendedor

Gaia de Dominicis, directora ejecutiva de Endeavor Colombia, da los puntos claves para ser emprendedor y no fracasar en el intento.

El ADN del emprendedor El ADN del emprendedor

Gaia de Dominicis, directora ejecutiva de Endeavor Colombia, firma que selecciona e impulsa casos de emprendimiento, entre los cuales están Bodytech, Refinancia e Ideagro, habló con FinanzasPersonales.com.co sobre las debilidades y fortalezas de los emprendedores.

Para Gaia, entre las falencias que tienen los emprendedores y que se deben convertir en fortalezas están:

1.Falta de confianza

La falta de confianza puede ser en si mismo ¿Qué tal fracase? ¿Qué tal no lo logré?; en el inversionista ¿Me va a robar? ¿Me va a robar la idea?; y en el cliente. Es una sensación generalizada de falta de confianza, lo cual genera una barrera para el emprendedor.

2.Falta de ambición

Entre las barreras también está que por creencias religiosas se tiene la idea que recibir dinero en cantidad muchas veces es pecado.

Así mismo, entre las falencias que que tienen las empresas emprendedoras y deben convertir en fortalezas están:

1. Demanda del mercado

No se pueden quedar en un vacío teórico o académico. Es muy importante validar y tener en cuenta el comercio y el sector productivo. Puede tener una muy buena idea, pero puede que no la compre nadie porque el mercado no la necesita.

2. Innovar

Innovar no es inventarse algo relevantemente nuevo. Muchas empresas generan esta barrera. La innovación se refiere a cómo puede hacer algo que ya existe de una manera mejor, por ejemplo ser más innovador en el modelo de negocio, manejo del equipo o en los canales de distribución.

Consejos para no fracasar en el intento

1.Tener las ganas: Para impulsar un negocio es necesario tener pasión por la idea y quererlo hacer.


2. No tener miedo: El miedo lo puede llevar a limitar sus sueños y sus ideas. 


3. Aprender de los fracasos: Estar dispuesto a fracasar en el intento y aprender de ello. Estar preparado para recibir un "no me interesa su producto" y aún así persisir en la idea.


4. Arriésguese, pero con precaución: Tomar riesgos, pero medidos. No es lanzarse y no saber dónde va a aterrizar, pero sí tomar el riesgo de ¡lanzarse al agua!.


5. Validar el mercado. Realice un breve sondeo para saber qué demanda tendría su producto en el mercado porque puede tener una idea buena, pero quizás no hayan muchas personas dispuestas a comprar su producto. Por ejemplo: en el caso de Bodytech, las personas siempre buscan salud y estética. Sin embargo, los gimnasios que habían eran negocios de barrio. Ellos no se inventaron algo extraordinariamente nuevo, pero sí formalizaron un sector.

Financiación

Además de recursos propios o adquirir préstamos (que generalmente son difíciles de obtener cuando el negocio no está produciendo alguna utilidad palpable), puede escoger el camino de buscar un inversionista.

En este sentido, Gaia aconseja que antes de conseguir dinero, consiga amigos. “En Colombia unos dicen que sí existen redes de inversionistas y otros que no, yo creo que sí. Lo más importante es tener la mayor cantidad contactos. El valor de las redes sociales es mucho más grande de lo que se cree y uno no sabe en qué momento le sale un inversionista: en la misa, en un restaurante, en una fiesta, en un matrimonio o en una comida”, señaló.

Así mismo, considera indispensable que las personas conozcan de finanzas, entiendan el negocio y aprendan a reconocer qué necesidades tienen de capital de negocio. “En dado caso deben estar dispuestos a compartir el negocio porque otro inversionista les puede ayudar a crecer”, manifestó.

¿Por qué ser emprendedor?

Ser emprendedor no es una tarea fácil y realizarse esta pregunta es clave: ¿Por qué dejar de ser empleado y recibir un sueldo fijo a arriesgarse a crear empresa?.

Lo primero que asegura Gaia es que no es para todo el mundo: “los emprendedores tienen un ADN especial, no todos estamos hechos para crear empresa. Tiene que tener una personalidad y características particulares”, indica.

¿Por qué hacerlo?, según la experta por la gratificación de ser un contribuyente para el bien común (pagar impuestos, generar empleo y hacer parte del crecimiento de la economía).

“El empleado está limitado a cumplir un horario, a que lo asciendan, a que lo despidan. Creo que son más las limitantes que se tienen como trabajador, pero definitivamente el emprendedor lo hace por convicción, porque lo cree firmemente y está dispuesto a luchar por una idea”, concluyó Gaia.
                                                                                                                  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.