De fina coquetería

A la hora de negociar, las mujeres pueden tener ventaja sobre los hombres si le sacan jugo a su feminidad, balanceando seducción y amabilidad.

Si su contraparte es un hombre sea coqueta, si es otra mujer sea amigable. Si su contraparte es un hombre sea coqueta, si es otra mujer sea amigable.

Aunque es bien sabido que en la vida práctica las bonitas envidian la suerte de las feas, en el ámbito laboral a las profesionales les resultaría más provechoso envidiar a las coquetas.

Así lo demuestra un estudio de la Universidad de California, Berkeley, y del London School of Economics, en el que comprobaron que a aquellas que usan su encanto femenino les va mejor, pues tienen mayor facilidad para obtener lo que quieren.

Contrario a lo que se podría pensar, el encanto femenino –que no es otra cosa que esa fina mezcla entre coqueteo y amabilidad–, se puede medir y el resultado es que incrementa hasta en un tercio la tasa de éxito de una mujer en una negociación.

Es más, los autores del estudio comprobaron que una mujer con esas características puede conseguir descuentos de hasta 20% cuando realiza una compra.

No obstante, la doctora Laura Kray, líder del estudio, le dijo a Dinero que se debe hacer un buen balance entre coqueteo y amabilidad, pues si se flirtea demasiado se transmite agresividad y poder; mientras que si se es demasiado amable se pierde fuerza a la hora de negociar.

Kray explica que el encanto femenino es una técnica de negociación que combina calidez, amabilidad y simpatía con coquetería, lo que incluye alegría, adulación y sensualidad. La idea es hacer que la contraparte se sienta bien, para que esté de acuerdo con usted y acepte su idea o propuesta.

Este tema fue motivo de estudio puesto que se buscaba entender cómo hay mujeres exitosas en un mundo dominado por hombres. Para triunfar, muchas adoptan un estilo masculino –que en general es mal percibido–, pero otras se reafirman más en su feminidad, lo que les permite mitigar la antipatía que despierta su comportamiento masculino (competitivas y agresivas).

El encanto femenino, además, no es exclusivo de las jóvenes y las bonitas, “cualquier mujer lo puede aplicar”, recalca Kray. Así que si usted aún no lo ha puesto en práctica, saque toda su artillería femenina en su próxima negociación y podrá tener una agradable sorpresa en la quincena.

USTED TAMBIÉN PUEDE

Algunas claves para usar correctamente el encanto femenino:

1- No se trata de usar escotes y minifaldas sino de estar cómoda consigo misma y tenerse confianza.

2- Practique, esto se puede aprender, asumiendo una actitud de poder con posturas corporales que ayuden a estar energizada y lista para encantar antes de una negociación.

3- Cuando coquetee hágalo de formar sutil y auténtica, de lo contrario podría ser contraproducente y la percibirían como manipuladora.

4- Apriete la mano de su contraparte cuando salude, sonría cálidamente, mantenga contacto visual, cuando pueda toque su brazo y si se da el caso, felicítele por algo que diga.

5- Si su contraparte es un hombre sea coqueta, si es otra mujer sea amigable, si es un adulto mayor sea muy amable y si es un niño sea más simpática que sus papás.
                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.