Indicadores Financieros

Laboral

¿Cuándo es el momento para renunciar? . .

.

¿Cuándo es el momento para renunciar?

Dejar el puesto de trabajo a veces no es tan sencillo como parece. Al momento de contemplar la posibilidad se le pueden pasar muchos panoramas por la cabeza y se vuelve difícil tomar la decisión de partir.

A propósito de la renuncia del papa Benedicto XVI al pontificado por “falta de fuerzas”, se ha preguntado ¿Cuándo es el momento oportuno para renunciar a su trabajo?

Uno de los mensajes más valiosos de la renuncia del papa es que cualquiera puede tener razones lo suficientemente válidas para renunciar a su trabajo y no tiene por qué quedarse en un puesto eternamente.

Si bien hay empleos de los que usted quisiera irse lo más pronto posible, hay otras ocasiones en que tomar la decisión no es tan fácil, por lo entra en el dilema de no saber qué hacer o para dónde coger.

De hecho, un sondeo realizado por FinanzasPersonales.com.co sobre ¿Cuál ha sido la principal razón para renunciar a su trabajo? muestra al cierre de esta nota que la mayoría (280 votos) lo ha hecho por aburrimiento. Entre tanto, 171 personas lo hicieron por una mejor oferta laboral, 127 por  desacuerdo con políticas de la compañía, 16 por cambio de ciudad y 17 por problemas de salud.

Entre tanto, 103 personas aseguraron que nunca han renunciado.

De acuerdo con Trabajando.com, “se deben analizar muy bien los distintos aspectos que llevan a tomar una decisión de este tipo y no apresurarse. Nunca va a ser lo mismo quien renuncia porque tiene una mejor opción, que quien lo hace porque en donde se encuentra se siente mal por diversas razones”.

Aunque no siempre se pueda dar el lujo de renunciar porque necesita el dinero, conozca algunas señales que le ayudarán a identificar cuándo es el momento de empezar a buscar un nuevo empleo:

- Termina exhausto: Si no sabe si hubo sol o llovió durante el día porque cuando sale de la oficina siempre es demasiado tarde, puede que su trabajo lo esté absorbiendo. Aunque a veces hay que hacer un esfuerzo adicional y trabajar más, no puede permitir que se convierta en tal desgaste físico y emocional, tanto que no tenga tiempo para usted y su familia.

- Jefe pesadilla: Un mal jefe puede convertir el mejor trabajo en una pesadilla, así que hay que tener una muy buena relación con él para lograr el éxito y la felicidad profesional. Puede llegar a adaptarse a las condiciones de trabajo de manera que no le resulte difícil sobrellevar ciertos aspectos y seguir en su trabajo. De no conseguir esto, es clave que piense en buscar otro empleo.

- Se siente subvalorado: Si la empresa en que trabaja reconoce sus éxitos y aciertos, usted sabe que hace un buen trabajo y es apreciado. La situación mejora cuando recibe algún reconocimiento económico por esto. Sin embargo, si su jefe nunca ha oído el término retroalimentación positiva es hora de buscar una compañía que valore sus talentos.

- No tiene proyección: Si siente que está perdiendo tiempo, energía y buenas ideas; si no hay oportunidades de proyección; su jefe lo ignora; sus compañeros lo aíslan; lo pasan por alto a la hora de un ascenso; lo excluyen de proyectos clave y de las decisiones estratégicas a pesar que lleva años trabajando en la compañía, es hora que busque un nuevo rumbo.

- No encaja: Si usted siente que no encaja en la empresa, si odia tener que ir a trabajar y cuando va llegando al trabajo se le revuelve el estomago, es hora de liberarse de esto.

- Promesas incumplidas: Si en su empresa le han hecho varias promesas como subirle el sueldo, ponerle funciones temporales (pero en realidad son indefinidas), ascenderlo... pero no le han cumplido ninguna, es hora que evalúe qué tanto le conviene seguir en ese puesto.

- Mejor oferta laboral: Una buena propuesta de trabajo es una razón muy válida para dejar su puesto actual. Aquí tiene que evaluar si el cambio le beneficia no sólo en la parte económica, sino también en lo profesional y en calidad de vida. (vea también Las razones para rechazar una oferta laboral ).

- Ciclos: Cuando ha cumplido su ciclo en una empresa y siente que ya no tiene una oportunidad de desempeñarse en algo distinto a lo que está realizando dentro de la compañía es hora de dar un giro.

¿Cómo hacerlo?

Una vez ha tomado la decisión de renunciar a su trabajo, asegúrese de hacerlo de la mejor forma posible para que deje las puertas abiertas por si algún día tiene que regresar o requiere referencias laborales.

1. Hable con su jefe inmediato: Explíquele a su jefe los motivos que lo llevan a tomar esa decisión sin desmeritar o hablar mal de su actual empleo.

Si el motivo es por una mejor oferta laboral, cuéntele que están interesados en usted en otra compañía y detállele las ventajas que tendría en el otro puesto de trabajo. Vaya preparado para escuchar una contraoferta y aunque usted esté decidido a irse, por lo menos contemple la posibilidad ante su jefe de evaluar la propuesta.

2. Fije una fecha prudente. Lo recomendable es que anuncie su renuncia por lo menos una semana antes de irse. Entre más tiempo tenga para dejar todo en orden en su antiguo trabajo, su partida generará menos inconvenientes.

3. Redacte una buena carta: Según Trabajando.com, la carta debe incluir: los motivos de la renuncia, la fecha en que dejará el cargo y agradecer la oportunidad dada por la compañía.

4. Anticipe el trasteo. Si lleva mucho tiempo en la empresa es posible que tenga guardados libros, regalos y objetos suyos. Es mejor que tres días antes de irse empiece por llevar sus artículos para la casa.

5. Paz y salvo. Averigüe cuáles son los requisitos que debe cumplir para entregar el puesto y si es posible hágalo con anticipación. Recuerde que generalmente las despedidas toman su tiempo, así que el último día pasará volando.

6. Agradezca. En la despedida no se le olvide dar las gracias por haber pertenecido a esa organización. Mal que bien le permitió tener una nueva experiencia laboral.

Publicidad
Finanzas en Facebook

Conéctese con FinanzasPersonales.com.co