Cosechar futuro

Recuperar el área rural de Bogotá y convertirla en eje de exportación de productos agrícolas es el reto de un proyecto que adelantan la Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Alcaldía Mayor.

Archivo Seman Archivo Seman

Bogotá no es solo trancones, pavimento, concreto y cemento. Tiene casi 80.000 hectáreas rurales en donde habitan cerca de tres mil familias de origen campesino, en las localidades de Sumapaz, Usme y Ciudad Bolívar.

Tradicionalmente, estas familias han vivido del ganado y de la producción de papa, arveja y haba. Sin embargo, la pérdida de productividad de los suelos, las dificultades en logística y transporte, y los cambios del clima han generado una disminución en la competitividad de sus productos. Esto ha propiciado la migración de la población joven y económicamente activa hacia la ciudad y el incremento en los niveles de pobreza.

¿Cómo recuperar su vocación agrícola y darle a esa población nuevos instrumentos y mercados para su crecimiento? La Universidad Jorge Tadeo Lozano y la Alcaldía Mayor adelantan un convenio de cooperación para incrementar la competitividad y reducir la brecha tecnológica de los pequeños productores; ampliar el portafolio y la eficiencia de los productos que cultivan y desarrollar cadenas de valor para hortalizas y frutales que tengan un mercado cierto. La iniciativa busca además aprovechar la tendencia de consumo de productos sanos y naturales.

En este momento se analiza una mayor escalabilidad y posicionamiento de esas cadenas e iniciativas innovadoras certificadas en acopio, logística y transporte, implementando esquemas asociativos que se apoyen en mecanismos de micro-financiación

El modelo

Entre 2008 y 2011 se adelantó un programa de reconversión productiva dentro del proyecto piloto para enfocarse en hortalizas tales como arvejas, cebollas, zanahorias y alcachofas; frutales como fresa orgánica, y se ajustaron modelos de cultivo, siguiendo ejemplos regionales.

Guatemala, por ejemplo, ha desarrollado su actividad exportadora en un conjunto de productos como arveja, ejote, habichuela inglesa y tallos de brócoli que hoy representan ventas a Europa y Estados Unidos por US$100 millones. Algunas empresas guatemaltecas han decidido buscar fuentes alternas de proveeduría en países vecinos, que les permitan ampliar los volúmenes de comercialización, dadas las limitaciones internas que están empezando a encontrar en su país. Colombia tiene características atractivas, derivadas de su posición geo-política, su cercanía comparativa con los mercados más interesantes del hemisferio norte, y su experiencia de muchos años en el desarrollo eficiente de esquemas de producción intensiva en invernaderos.
Made in Bogotá

El proyecto ha desarrollado varios modelos demostrativos que le han permitido validar los paquetes tecnológicos y esquemas asociativos entre pequeños productores hortícolas de la ruralidad bogotana, con énfasis en el concepto de agregación de valor. Según Rodrigo Lozano, de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, están dadas las condiciones para comenzar a producir y exportar un portafolio de estos productos a Estados Unidos y Europa, particularmente al Reino Unido. A este país, Guatemala le ha vendido sus productos desde hace algunos años aunque no de manera continua –como podría hacerlo Colombia–. El Reino Unido ofrece ventanas comerciales interesantes, debido a los problemas cada vez más acentuados que enfrenta la producción africana, su principal proveedor agrícola.

La oportunidad

Según cifras del proyecto, en Estados Unidos el mercado de importación de especialidades y productos orgánicos se sitúa alrededor de los US$2.000 millones anuales.

Los precios

Aunque hay una tendencia mundial hacia reducir los márgenes para productos orgánicos y especialidades, buscando ampliar el número de consumidores, sigue existiendo un diferencial significativo. Hoy en día oscilan entre 10% y 15% por encima del valor de los tradicionales, dependiendo de los productos específicos y la época del año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.