Indicadores Financieros

Educación

Cómo enseñar a sus hijos a ser inteligentes con el dinero. El peor error que cometen los padres es acostumbrar a sus hijos a que obtienen lo que desean sin ningún esfuerzo.

El peor error que cometen los padres es acostumbrar a sus hijos a que obtienen lo que desean sin ningún esfuerzo.

Cómo enseñar a sus hijos a ser inteligentes con el dinero

En la mayoría de casos los padres enfocan la educación de sus hijos a tener valores y crear hábitos que los harán personas de bien para la sociedad, pero dentro de esto pocas veces se les enseña cómo administrar el dinero.

Los primeros años de vida de un niño son vitales para que aprendan los valores y hábitos que serán la base para toda la vida.

Sin embargo, a la educación financiera poca atención se le presta. A lo sumo los padres compran una alcancía para sus hijos, pero en ocasiones no se tiene un fin específico del ahorro o se mal gasta el dinero.

FinanzasPersonales.com.co consultó a María del Pilar Esguerra, directora del Departamento de Educación Económica y Financiera del Banco de la República, quien dio sus principales consejos sobre el tema.

Ahorrar, lección imprescindible

La primera enseñanza para un niño debe ser en los primeros años de vida y consiste en que sepan demorar la gratificación que les produce el disfrute de algo que les guste. Es decir, que no todo lo que quieran lo obtengan inmediatamente, que sepan esperar y no se desesperen. Si un niño aprende esta lección se sentarán las bases para que en el futuro luchen por lo que quieren y esto incluye ahorrar para cumplir una meta. Esta enseñanza debe complementarse con la de que aprendan a planear para el futuro.

Comience desde la casa

La forma de enseñar a un niño es a través de las cuestiones cotidianas. Se les puede involucrar en actividades que enfaticen el ahorro como por ejemplo mostrándoles la necesidad de ahorrar en el consumo de servicios públicos, en no desperdiciar e incluso en la forma de efectuar compras de una manera eficiente. Cuando estén más grandecitos y tengan una mesada, a través de ella se puede incentivar el ahorro al condicionar la obtención de productos y servicios que el niño desee con ahorros de esta mesada.

Lo que no debe hacer

El peor error que cometen los padres es acostumbrar a sus hijos a que obtienen lo que desean sin ningún esfuerzo, de forma inmediata. Es muy común y muchos padres actúan más por emociones que de una manera racional, algunos de ellos por el sentimiento de darles lo que ellos no tuvieron de niños, y otros porque trabajan mucho y se sienten culpables de no estar más tiempo con los hijos. Sin embargo, al actuar así se está acostumbrando a los niños a no actuar racionalmente y a no saber que las cosas que se quieren se pueden obtener, pero con esfuerzo y ahorro.

Buena administración, la clave

Una vez el niño tiene los principios fundamentales de demorar la gratificación y de planear para el futuro, la buena administración del dinero es simplemente una aplicación práctica de estos principios. Se le puede ayudar a que decida qué deseo tiene realmente y que planee obtenerlo a través de una correcta administración de su mesada.

En los casos en que los padres no puedan darle una mesada constante a sus hijos, también es posible ayudarles a pensar en formas correctas de obtener ingresos extra para lograr el objetivo como la venta de alimentos elaborados por ellos, ayudas a los vecinos y parientes, etc. En general, actividades permitidas que no sean un trabajo permanente y que no interfieran con sus labores escolares.

La mesada ideal

La mesada ideal depende de los ingresos de los padres. Debe estar pensada para que los hijos puedan gastar y ahorrar un poco, en caso de que los padres tengan la posibilidad de hacerlo. No es conveniente dar a los hijos todo lo que piden y hasta mas, porque se estaría dando precisamente la señal equivocada de que no es necesario demorar la gratificación, el principio básico de un buen manejo del dinero y del ahorro.

Ayuda económica

¿Hasta qué edad es bueno que le ayude económicamente a su hijo? Depende de las circunstancias de cada hijo. Es responsabilidad de los padres prepararlos para que tengan autonomía e independencia, pero no todos los hijos la logran a una determinada edad. Lo importante es inculcarle ese deseo de independencia para que sea un proceso normal y natural. Si esto no es así, algo falló en el proceso educativo.

Los valores

No es necesario obtener todo lo que se quiere en el momento que se desea para ser feliz. Al contrario, lo que hace feliz a las personas es el acto de luchar por lo que se quiere y lograrlo. Si la lucha es difícil, tanto mas será la gratificación. Esta lucha incluye un correcto manejo del dinero y la necesidad de ahorrar para ir logrando las metas y objetivos trazados.

Dinero ¿bueno o malo?

El dinero no es bueno, ni malo. Es simplemente un vehículo o un medio más para lograr metas y objetivos. Por eso se debe cuidar y por eso mismo se quiere que su valor se conserve en el tiempo, que no se deteriore su capacidad de compra. En este sentido, lo que es malo y perjudica es aquello que puede llevar al deterioro del poder adquisitivo del dinero.