Cinco lecciones del primer trabajo

A primera vista los jóvenes no logran dimensionar lo mucho que el primer empleo impacta la vida. El precedente que sienta para el trabajo y la administración del dinero es tan importante, que no se puede dejar pasar desapercibido.

Foto: Sxc.hu - Los jóvenes muchas veces comienzan su vida laboral realizando tareas que no tienen que ver con la profesión que quieren tener en el futuro. Foto: Sxc.hu - Los jóvenes muchas veces comienzan su vida laboral realizando tareas que no tienen que ver con la profesión que quieren tener en el futuro.

Aprender todas las recompensas que trae el trabajo es un proceso que se consolida con el tiempo. Por lo general, el primer trabajo no llena totalmente las expectativas profesionales de las personas, pero si es importante para entender el impacto sobre las finanzas personales que servirán para toda la vida.

Los jóvenes muchas veces comienzan su vida laboral realizando tareas que no tienen que ver con la profesión que quieren tener en el futuro. Vendedores de tiendas de ropa, de tecnología, meseros e impulsadores de productos son solo algunos ejemplos.

Además de entender la dinámica de los empleos, reconocer figuras de autoridad diferentes a la de los padres, son solo algunas de las experiencias que se viven durante este proceso.

Estas cinco lecciones son importantes para cualquier persona y enseñan a valorar la labor realizada y la importancia de esta para la realización personal y las finanzas personales

1.    Ganar dinero eleva la autoestima

Empezar a ganar dinero por la labor realizada, aumenta la confianza en sí mismo de las personas, pues activan la mente hacia la posibilidad de poder  trazarse y conseguir las metas propuestas para alcanzar el éxito. Adquirir responsabilidades, sentirse útil y administrar su propio dinero se convierten en algunas de las recompensas más importantes para la realización personal.
 
Con el primer trabajo se aprende también que el dinero no es suficiente motivación para seguir con un trabajo. Se empieza a entender que la satisfacción realizar el mejor esfuerzo también hace parte de la felicidad.

2.    Tomar lo malo con lo bueno

Como en ese primer trabajo, siempre hay que realizar labores más operativas y que dan la impresión de que nos son valoradas, a veces resulta siendo frustrante para los jóvenes que sueñan con ganar un mejor salario y tener una mejor posición.

De esas experiencias siempre debe quedar algo bueno. Entender cómo funcionan las jerarquías, aprender a respetar la autoridad, compartir con los compañeros de trabajo y desarrollar habilidades de trabajo en equipo, son enseñanzas valiosas en el proceso de formación laboral.

3.    Existen las personas problemáticas

La interacción con todo tipo de personas permite aprender a conformar equipos de trabajo eficientes y productivos, identificar todo tipo de clientes y desarrollar habilidades de negociación con cada uno de ellos para garantizar un ambiente laboral agradable, independientemente de su actividad, y hacer de su labor lo más productivo para usted y su empresa.

4.    El dinero ganado se valora más

No hay nada mejor que recibir el primer salario de la vida. Desarrollar una perspectiva y organizar un presupuesto de gastos para ese dinero que entra gracias a la labor realizada, es de las enseñanzas más importantes para las finanzas personales de cualquier persona.

Es claro que un joven no va a gastar todas las veces su dinero con prudencia, por todas las experiencias que quiere vivir. Eso no es problema siempre y cuando con un poco de educación se vaya desarrollando el sentido de responsabilidad sobre el dinero, que le servirá para alcanzar sus metas financieras en el futuro.

5.    Aprender a ahorrar

Ya se mencionó que cuando se gana dinero se empiezan a hacer planes a futuro. Oportunidades de estudiar, de comprar activos de alto valor, son ahora más probables y cercanas que antes, cuando no recibía ningún ingreso.

El primer trabajo despierta esa mentalidad de ahorro. La costumbre de vivir con un poco menos de lo que se gana en total, debe desarrollarse desde el primer sueldo que se recibe e irlo aumentando a medida que sube el ingreso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.