Cinco claves para no fracasar

La diferencia entre quienes logran sus objetivos y quienes fracasan está en la disposición y la actitud para superar cinco barreras fundamentales.

Controlar las emociones también es clave para vencer el fracaso. Controlar las emociones también es clave para vencer el fracaso.

Las barreras que se interponen entre la gente y el éxito son fáciles de sortear pero primero hay que aprender a identificarlas. ¿Por qué algunos logran alcanzar sus metas y otros no? La clave está en que las personas exitosas pueden sortear cinco barreras que garantizan el fracaso.

Una columna editorial publicada en la Revista Mercado de Argentina analiza a profundidad algunos miedos constantes del fracaso.

Metas sin inspiración

Cuando las personas se fijan metas tienden a pensarlas como una “cosa” del mundo real: más dinero, un carro, terminar de escribir un libro, etc. Lamentablemente estas metas no inspiran porque no hablan de las emociones positivas sino de los objetos a alcanzar. La clave, entonces, es pensar en cómo se sentirá cuando cumpla su objetivo. De esta manera hará todo lo posible para conseguirlo.

Miedo al fracaso

Si se tiene miedo al fracaso, no se correrán los riesgos para alcanzar objetivos. No se llamará a las personas indicadas por miedo al rechazo; no se renunciará de un trabajo mediocre por miedo a fracasar en un emprendimiento propio. Decida que el fracaso es una condición temporaria. De esta manera, si las cosas no marchan bien, su actitud frente al objetivo final no cambiará.

Miedo al éxito

Este miedo es aún más corrosivo que el primero. Si logra algo espectacular, la posibilidad de perderlo todo puede inmovilizarlo. Estos pensamientos -¿qué pasa si mis amigos ya no me quieren? ¿Qué pasa si pierdo todo?- pueden llevar a autosabotearse. Para superar esta barrera necesita un cambio de actitud: decida que, pase lo que pase, será feliz. No se enfoque en problemas sino en cómo podrá ayudar a sus amigos y familiares alcanzar sus propias metas.

Tiempos poco realistas

La mayoría de las personas piensan que pueden hacer más de lo que creen en una semana. Se esfuerzan, entonces, en planear muchas actividades en un periodo corto de tiempo. La inhabilidad para hacerlas todas podría desmotivarlo rápido. Trate, en cambio, de organizar las actividades más importantes (aquel 20% que logran 80% de los resultados).

Preocuparse por los tiempos muertos

Ocurrirá muchas veces que se encuentre en un punto en el que las cosas simplemente no avanzan. Esos “baches” pueden servir como excusa para rendirse: no deje que eso ocurra. Cuando llegue, entienda que es momento de celebrar y no de darse por vencido. Significa que pronto las cosas comenzarán a moverse devuelta y debe estar preparado.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.