Bibliotecas: ¡un buen lugar para ahorrar!

Muchos estudiantes universitarios y de colegios recurren a los prestamos externos de libros y otro tipo de material académico para bajar los costos durante el semestre y el año escolar. Las bibliotecas públicas tienen tarifas de afiliación que van desde los $5.000 hasta los $73.000.

Las bibliotecas prestan libros hasta por 15 días a los estudiantes. Las bibliotecas prestan libros hasta por 15 días a los estudiantes.

Las bibliotecas de las universidades también permiten que los estudiantes lleven por un periodo los libros a casa sin que ello genere un costo adicional.

Esa opción es recomendable para estudiantes que se costean la carrera o para quienes estudian con crédito educativo, o simplemente para aquellos que quieren disminuir los costos en el colegio o la universidad.


Más de seis millones

Juan Camilo Meza, estudiante de Medicina de la Universidad de los Andes, se afilió desde hace dos años a la biblioteca Luis Ángel Arango (con más de 19 sedes en todo el país). El primer año pagó por el servicio de préstamo externo $72.000 y el segundo $73.000.

“He invertido $145.000 en libros afiliándome a la biblioteca, pero si los hubiese comprado, según mis cuentas a la carrera, me dan como $6.800.000. No tengo con qué comprarlos porque soy becado en la universidad”, cuenta el estudiante.

“Recuerdo un libro llamado Anatomia De Gray, ese libro vale $250.000, lo encontré el semestre pasado en la biblioteca y me pude defender renovando el préstamo”.

La Red

En ciudades como Bogotá y Medellín, que agrupan la mayor parte de estudiantes universitarios y de colegios del país, existe la Red de Bibliotecas Públicas donde el costo de la afiliación anual no supera los $5.000.

En esa afiliación el estudiante puede llevar libros hasta por 15 días para leerlos en la casa y luego puede renovar el préstamo por un periodo similar. Además en todo el país, existe una biblioteca Pública Departamental donde también hacen prestamos de material importante.

Las bibliotecas no solamente se dedican a prestar libros, sino también grabaciones de video y de sonido en formatos de CD, VHS, DVD, casettes y hasta partituras.  

Recuerde que los libros que prestan las bibliotecas no son los textos escolares que le solicitan para trabajar en clase. Nunca deje vencer el plazo límite de préstamo porque le cobran una multa por el retrazo diario.

Y cuide los libros que le prestan, porque si los daña deberá reponerlo a la biblioteca por el costo comercial real y entonces pasará lo que reza el aquel refrán que dice “Sale más caro el caldo que los huevos”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.