Nuevos libros narran tormentas tras bastidores WikiLeaks

por (c) Copyright Thomson Reuters 2011. Check for restrictions at: http://about.reuters.com/fulllegal.asp

Nuevos libros narran tormentas tras bastidores WikiLeaks Nuevos libros narran tormentas tras bastidores WikiLeaks

Por Mark Hosenball

LONDRES (Reuters) - El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, amenazó con demandar al periódico británico The Guardian por supuestamente entregar sus archivos de cables confidenciales estadounidenses al New York Times, según dos nuevos libros.

Los relatos de periodistas del The Guardian y de la revista alemana Der Spiegel describen las turbulentas relaciones de sus publicaciones con el volátil fundador de WikiLeaks.

Assange, un hacker informático nacido en Australia, devino en celebridad internacional el año pasado después de que su sitio adquiriera, y comenzara a hacer públicos, cientos de miles de documentos secretos del Gobierno estadounidense.

Los libros de los periodistas de The Guardian y Der Spiegel son parte de la primera oleada de lo que podría convertirse en un aluvión de textos, documentales y largometrajes sobre el fenómeno WikiLeaks y Assange, su colorido testaferro.

Otras publicaciones en curso o ya a la venta incluyen un "libro electrónico" editado por el New York Times, "The Age of WikiLeaks" de Greg Mitchell, un bloguero de la revista The Nation, y el propio libro de Assange, por el cual habría recibido un adelanto de 1,5 millones de dólares.

A comienzos de esta semana, el parlamentario noruego Snorre Valen nominó a WikiLeaks para el Premio Nobel de la Paz de 2011, diciendo que el sitio se había convertido en "uno de los más importantes aportes a la libertad de expresión y la transparencia" en el siglo XXI.

AMENAZA LEGAL

Tanto el libro del periodista de Der Spiegel como el de The Guardian se refieren a una reunión del 1 de noviembre de 2010 en la que Assange amenazó a The Guardian con una demanda judicial por presuntamente romper el acuerdo que él pensaba que tenía con el periódico.

Assange contrató a dos abogados.

El creador de WikiLeaks "sintió que se había violado el acuerdo, motivo por el cual había venido acompañado de sus abogados", cuentan los periodistas Marcel Rosenbach y Holger Stark en su libro titulado "Staatsfeind WikiLeaks" (WikiLeaks, Enemigo Público Nº 1).

Según el relato de Der Spiegel, Assange firmó un acuerdo escrito con The Guardian mediante el cual el periódico aceptaba que WikiLeaks proveyera los cables diplomáticos para que los revisara y que el diario no podía duplicarlos ni publicarlos sin el permiso de la organización.

De acuerdo a Der Spiegel y a los periodistas de The Guardian David Leigh y Luke Harding en "WikiLeaks: Inside Julian Assange's War on Secrecy" (WikiLeaks: dentro de la guerra de Julian Assange contra el secreto), Assange buscó que los cables no llegaran hasta el New York Times después de que el periódico escribiera una nota poco halagadora sobre él.

El Times había colaborado con anterioridad con The Guardian y Der Spiegel en la publicación de informes confidenciales del Ejército estadounidense relacionados a las guerras en Afganistán e Irak.

Los ejecutivos de The Guardian y Der Spiegel quisieron continuar su relación de colaboración con el periódico estadounidense.

Para fines de octubre, The Guardian había adquirido copias de los cables de una fuente secundaria indirectamente comprometida con Assange.

Esto llevó a que los ejecutivos editoriales del matutino británico concluyeran que ya no estaban obligados a ningún acuerdo firmado con Assange sobre el material.

FILTRACIONES

Sin el consentimiento de Assange, The Guardian le suministró al Times el material sobre el Departamento de Estado estadounidense.

Según el libro de los periodistas del Spiegel, quienes asistieron al encuentro del 1 de noviembre, Assange usó palabras como "robo" y "actividades criminales" al hablar sobre la distribución del material de WikiLeaks sobre el Departamento de Estado estadounidense.

El libro de los periodistas de The Guardian dice que Assange, un "divulgador clandestino de secretos ilegales", amenazó con que sus abogados podían interponer una demanda por la pérdida de "los activos financieros" de WikiLeaks.

"WikiLeaks ha sufrido una infiltración", declaró el editor de The Guardian Alan Rusbridger, de acuerdo con el relato de los periodistas de Der Spiegel.

Según el relato del encuentro por parte de los periodistas de The Guardian, la respuesta de Rusbridger a la amenaza legal de Assange fue: "Espero con ansias un caso así en la justicia".

Un abogado de Assange presente en la reunión del 1 de noviembre, Mark Stephens, no respondió inmediatamente a las consultas sobre comentarios.

El New York Times ha publicado un relato propio, casi tan largo como un libro, sobre sus negociados con WikiLeaks y Assange y su manejo de los documentos que él le suministró al periódico.

El mes pasado, el Times publicó el relato de Keller sobre sus negociaciones y las del periódico con Assange.

Keller ofreció varias razones por las que la relación del diario con el fundador de WikiLeaks se habían cortado, incluyendo la decisión del Times de negarse a vincular su sitio web directamente con WikiLeaks.

(Editado en español por Marion Giraldo)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.