Líderes finanzas buscan aliviar tensiones cambiarias

por (c) Copyright Thomson Reuters 2010. Check for restrictions at: http://about.reuters.com/fulllegal.asp

Líderes finanzas buscan aliviar tensiones cambiarias Líderes finanzas buscan aliviar tensiones cambiarias

Por Louise Egan y Glenn Somerville

WASHINGTON (Reuters) - Los líderes de las finanzas del mundo intentaron el viernes aliviar las tensiones cambiarias que amenazan con perjudicar una recuperación económica que ya es demasiado lenta, y Estados Unidos pidió al FMI actuar con más firmeza para lograr orden.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, dijo que el proceso para resolver los desequilibrios económicos mundiales no marcha a la velocidad necesaria, y las intervenciones cambiarias en los países con monedas subvaluadas estaba afectando el avance.

"Finalmente es responsabilidad de los países actuar, pero el FMI debe hablar fuerte sobre los desafíos y coordinar las medidas", afirmó.

Los ministros de Finanzas del Grupo de los 20 países desarrollados y emergentes discutieron a fondo los conflictos sobre los tipos de cambio durante un desayuno de trabajo durante las reuniones semestrales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial de este fin de semana.

El ministro canadiense de Finanzas, Jim Flaherty, dijo a la prensa que era vital que los países del G-20 no adoptaran medidas proteccionistas en su búsqueda de estabilidad mediante las exportaciones, pero al mismo tiempo apuntó a China, diciendo que el país debía cumplir su compromiso de mayor flexibilidad cambiaria.

El funcionario se mostró esperanzado de que los funcionarios reunidos en Washington podrían llegar a acuerdos sobre el conflictivo punto de los tipos de cambio que ha despertado temores sobre una ronda de devaluaciones globales.

"Esperaría que alcancemos un consenso respecto a la dirección necesaria", afirmó.

Por su parte, el G-7 de las naciones más avanzadas celebrará una cena a puertas cerradas más adelante en el día, donde se espera debatan también los tipos de cambio.

La política cambiaria de China sobre el yuan ha generado molestias entre sus socios comerciales, que consideran que la divisa se encuentra subvaluada y sostienen que esto permite a China crear grandes superávits comerciales a costa de otros países.

El yuan cerró el viernes en su nivel más alto desde una revaluación en julio del 2005, posiblemente en una muestra de la sensibilidad de Pekín a las crecientes demandas de una rápida apreciación en la divisa.

Al mismo tiempo, la posibilidad de que la Reserva Federal estadounidense aplique medidas de alivio monetario adicionales, que el viernes se hizo más sólida tras un negativo informe para el mercado laboral, ha llevado al dólar a un mínimo de ocho meses y medio frente a una canasta de monedas.

La caída del dólar ha llevado a los inversores a buscar mayores retornos en los mercados emergentes como Brasil, elevando los precios de los activos y disparando la inflación.

"Hay desequilibrios cambiarios graves en el mundo", dijo el presidente del Banco Central de Brasil, Henrique Meirelles.

"Ese es un problema grave y tiene que abordarse. Ciertamente se discutirá durante la reunión del FMI aquí en Washington y ciertamente también en la cumbre del G-20 (en noviembre)", señaló.

¿EN DEBATE?

Olli Rehn, el comisario de la Unión Europea para Asuntos Económicos y Monetarios, dijo que las monedas estarían en el debate pero en el contexto amplío de tratar de equilibrar el crecimiento global para hecerlo más duradero.

Pero el asunto de los tipos de cambio es complicado. Algunos países, incluyendo a Japón, han dejado en claro que se reservan el derecho de intervenir sus monedas de ser necesario.

"Nos estamos acercando al encuentro del G-7, pero a pesar de esto, Japón tomará medidas firmes, incluyendo la intervención, cuando sea necesario", dijo el ministro de Finanzas japonés, Yoshihiko Noda, cuando un grupo de periodistas le preguntó sobre la nueva alza del yen a un máximo de 15 años el jueves.

China, habitualmente en el centro del debate cambiario, no está sola esta vez. Mientras los funcionarios intentan persuadir a Pekín a permitir una subida más rápida del yuan, la intervención japonesa del mes pasado para debilitar al yen ha puesto los ojos en Tokio.

Estados Unidos también podría ser criticado por su falta de acción ante la caída del dólar.

Las tensiones cambiarias son sintomáticas de un problema más profundo: la mayoría de las economías avanzadas no crece lo suficientemente rápido como para reducir el desempleo, a pesar de los billones de dólares de estímulos por parte de los gobiernos y garantías para préstamos de emergencia.

Para Estados Unidos y buena parte de Europa, las opciones de dar nuevas medidas de estímulo son limitadas ya que la política, sus acreedores o ambos, limitan las cantidades de deuda que pueden emitir.

Hasta que los países ricos se estabilicen, los mercados emergentes serán la fuente más poderosa del crecimiento global. Hasta ahora, parece que están a la altura. El Fondo Monetario Internacional prevé que los mercados emergentes crezcan tres veces más rápido que las economías avanzadas.

Esos países están reclamando ante el FMI un mayor poder para tomar decisiones que coincida con su capacidad de crecimiento.

Este ha sido otro tema escabroso para los líderes del G-7 y el G-20 que todavía tienen que acordar cómo repartir el poder cuando nadie quiere renunciar a su posición.

Estados Unidos piensa que Europa debería entregar algunos de sus puestos en el directorio del FMI, mientras que los países europeos han propuesto una rotación para compartir los cargos ejecutivos.

Los funcionarios del FMI esperan lograr avances en temas relacionados a la reforma antes de la cumbre del G-20 de Seúl el mes próximo.

(Escrito por Emily Kaiser y Glenn Somerville)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.