Grecia inicia programa austeridad en medio de protestas

por (c) Copyright Thomson Reuters 2011. Check for restrictions at: http://about.reuters.com/fulllegal.asp

Grecia inicia programa austeridad en medio de protestas Grecia inicia programa austeridad en medio de protestas

Por Harry Papachristou

ATENAS (Reuters) - El primer ministro griego, George Papandreou, inició el lunes una campaña para asegurar un nuevo rescate internacional que pretende imponer años de austeridad a una nación ya indignada con la corrupción y el mal manejo económico.

El malestar va en alza entre las propias filas del Gobierno como consecuencia de las sucesivas reducciones presupuestarias que fueron exigidas en los acuerdos de rescate con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

La situación podría volverse alarmante luego de que 80.000 griegos repletaran una plaza central en Atenas para demostrar su indignación ante el funesto estado del país.

Mientras el Gobierno lucha para evitar que Grecia caiga en una cesación de pagos de su deuda, el gabinete socialista comenzó a discutir un plan económico de mediano plazo que impondrá 6.400 millones de euros en ahorros adicionales solo este año.

Esta es la primera etapa de un intento por convertir en ley el plan, acordado el viernes con la UE y el FMI a cambio de un nuevo rescate financiero, pese a los indicios de disenso en el partido gobernante.

Papandreou presentará el plan ante el consejo político de su partido PASOK el martes, antes de que el gabinete lo apruebe el día siguiente y lo envíe al Parlamento.

Los financistas internacionales de Grecia dicen que el nuevo paquete de rescate, que reemplazaría al acuerdo por 110.000 millones de euros de un año atrás, depende de la capacidad de Atenas de cumplir sus promesas de más austeridad y de acelerar las privatizaciones.

La alemana Deutsche Telekom dijo que le comprará al Estado un 10 por ciento adicional de la compañía griega de telecomunicaciones OTE por unos 400 millones de euros, elevando su participación a un 40 por ciento. Pero esto no representa una nueva privatización, ya que la venta se realizó bajo un acuerdo firmado en el 2008.

BAJO PRESION

Papandreou está bajo una enorme presión por parte de los votantes, asediados por recortes de sueldos y pensiones que se suman a un creciente desempleo.

Debido a las políticas de austeridad de Grecia, el desempleo ya llegó al 15,9 por ciento de la fuerza laboral y el plan a mediano plazo incorpora medidas avaluadas en 22.000 millones de euros adicionales entre el 2012 y el 2015.

En la noche del domingo, una gran cantidad de personas se reunieron en la Plaza Syntagma de la capital para demostrar que no toleran más los planes del Gobierno.

La policía estimó que unas 80.000 personas participaron en la manifestación, la cifra más grande de una serie de 12 protestas nocturnas inspiradas en el movimiento español de los "indignados".

El primer rescate griego por 110.000 millones de euros asumía que el país podría regresar a los mercados de deuda el próximo año. Esto ahora parece inconcebible, por lo que es vital conseguir un nuevo paquete de asistencia.

Papandreou utilizó su mayoría parlamentaria para aprobar varios programas de austeridad fiscal, pero, ante el malestar popular, algunos legisladores del PASOK están comenzando a oponerse.

Un grupo de 16 parlamentarios del PASOK le escribió el jueves al primer ministro, exigiendo un debate al interior del partido sobre su plan de mediano plazo como "un tema de patriotismo y democracia".

El ministro del Interior, Yannis Ragousis, advirtió que la situación podría llevar a elecciones anticipadas y encuestas de opinión indican que ello llevaría a un estancamiento político, elevando el riesgo de que el nuevo acuerdo con la UE y el FMI pueda quedar en nada.

En Berlín, un portavoz del Gobierno alemán dijo que la canciller Angela Merkel respaldaba los planes de que los acreedores privados compartan el peso de la cobertura del financiamiento de Grecia.

El Banco Central Europeo se opuso a cualquier intento de reducir el valor total de las tenencias de bonos de los acreedores, conocido como "haircuts" o descuentos.

"Imponer descuentos a los inversionistas privados puede ser un serio trastorno para la economía real y financiera tanto de los países deudores como acreedores", dijo el consejero del BCE Lorenzo Bini Smaghi. "Este es el por qué una reestructuración debe únicamente usarse como último recurso", agregó.

(Reporte adicional de Edward Taylor en Fráncfort; Escrito por David Stamp, Editado en español por Ignacio Badal)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.