Ocho consejos para su pensión

Finanzas Personales presenta unas recomendaciones para que tenga en cuenta a la hora de pensar en su retiro laboral.

. .

1. Comience a ahorrar para su vejez desde joven

La pensión en muy pocos casos es suficiente para asegurar un ingreso parecido al salario que tenía antes de pensionarse. Es por eso que si las personas quieren mantener el nivel y calidad de vida durante su etapa de retiro, la recomendación es hacer una planeación financiera desde joven y contemplar otras formas de ahorrar que complementen su pensión.

Entre más temprano las personas comiencen a ahorrar, más dinero podrán acumular para disfrutar durante su vejez. Hay que tener en cuenta que los intereses y el capital se podrán reinvertir, y además, los jóvenes pueden darse el lujo de ser más agresivos con sus inversiones.

Así que si empieza joven tendrá que sacrificar menos de sus ingresos mensuales para tener una mayor pensión que si lo hace cuando la edad de retiro ya está cerca. Hay que dejar de pensar que la pensión es un problema del que solo deben preocuparse aquellos que ya están llegando a los 40 años.

2. Establezca objetivos realistas

Al planear su pensión, uno de los elementos más importantes es establecer objetivos sensatos. Una persona que a lo largo de su vida laboral ha tenido un salario mensual de $1 millón no puede pretender llegar a los 60 años con una pensión de $5 millones al mes.

Es por eso que las personas, desde muy temprano, deben no solo comenzar a ahorrar para su vejez, sino a planear sus gastos de retiro con base en sus necesidades. Hacerse preguntas de este estilo pueden funcionar: ¿qué deudas tendré a los 60 años? ¿Cuándo me pensione, todavía estaré pagando la educación de mis hijos? ¿Tendré que hacer provisiones para gastos adicionales en salud?

Al momento de calcular qué necesita para vivir en su vejez y cuánto le costará, es clave ser honesto con uno mismo. Después, defina cuánto tendrá que ahorrar para complementar su pensión y poder costear sus necesidades.

 No se puede olvidar la regla financiera básica: ahorrar el 10% de los ingresos, con el único objetivo de retirar dinero cuando se presente una emergencia (todos esos gastos futuros que no se tenían previstos). Las finanzas personales no se pueden dejar en manos del destino.

3. Si ahorra desde temprano, puede darse el lujo de asumir mayores riesgos

El esquema actual de multifondos permite que haya una diferenciación en el nivel de riesgo que toman las personas dependiendo de sus edades, perfiles de riesgo y horizontes de inversión. Un joven que acaba de graduarse de la universidad tiene un horizonte de inversión muy distinto al de una persona que está muy cerca de jubilarse, y es por eso que ambos deberían tener portafolios de inversión diferentes. Los afiliados jóvenes que están construyendo su base de ahorro pensional pueden invertir un porcentaje mayor en renta variable. A pesar de la volatilidad que pueden tener las acciones, en el largo plazo los afiliados obtienen una rentabilidad más alta, que les ayuda a incrementar su capital. La premisa es que las personas que empiezan a planear su pensión desde temprano, pueden darse el lujo de asumir mayores riesgos y realizar inversiones agresivas en busca de retornos mayores en el largo plazo.

4. Al llegar a la edad de jubilación, hay que tratar de conservar el dinero ahorrado

Si las personas ya están pensionado o muy cercana a la edad de retiro, lo que hay que buscar es preservar el capital acumulado a lo largo de su vida laboral, protegiéndose frente a la volatilidad de los mercados financieros. En este punto, no vale la pena darse el lujo de asumir riesgos innecesarios, pues si incurre en pérdidas grandes es probable que ya no haya tiempo para recuperarse. Si va a cumplir su edad de pensión en dos meses, y dos semanas después, las bolsas del mundo caen y sus inversiones pierden el 50% de su valor, por lo tanto estas personas estarán en líos serios. Esta pérdida implicaría una reducción en el monto de la mesada pensional.

5. Haga aportes voluntarios para disminuir la carga fiscal

Una de las formas de ahorro para su futuro son los aportes voluntarios, que además de complementar la pensión, pueden ayudar a las personas a reducir su carga fiscal. Los aportes voluntarios a los fondos de pensiones son considerados ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, hasta un monto que no supere el 30% del ingreso laboral. Así, que estos aportes servirán para disminuir la base de retención en la fuente y el pago del impuesto de renta.

6. Escoja renta vitalicia o retiro programado

Las personas que se encuentran cotizando al Régimen de Prima Media, administrado por el Seguro Social se pensionarán con una renta vitalicia, es decir que una vez cumplan con los requisitos para pensionarse recibirán su mesada pensional. Las rentas vitalicias se constituyen en una forma de garantizar cierto nivel de ingresos para toda la vida. Sin embargo, las personas afiliadas a los fondos privados tienen la opción de escoger la renta vitalicia, el retiro programado o una combinación de ambas. Quienes quieran protegerse de los vaivenes del mercado y de la posibilidad de vivir más allá de la capacidad de los recursos financieros que se lograron acumular durante la etapa productiva de las personas, pueden elegir la renta vitalicia. Por su parte, quienes escojan el retiro programado deben tener claro que la mesada pensional, año tras año, se ajusta por encima o por debajo de la inflación según los rendimientos que genere la Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

7. Manténgase ocupado mientras pueda

Conseguir un trabajo de medio tiempo, montar algún negocio o asociarse en un proyecto pueden ser una alternativa para mantenerse socialmente activo y además, obtener un dinero extra, que le ayude a pagar parte de sus gastos sin tener que utilizar su pensión.

8. Marque dos cuentas exentas del 4x1000

 Un pensionado puede tener dos cuentas de ahorros exentas del gravamen a los movimientos financieros: i) una cuenta de ahorros en la que deposite el valor de la mesada pensional cuyo monto será de 41 UVT, que para el año 2011 son $1’030.412 y otra cuenta de ahorros en el mismo establecimiento de crédito marcada para retiros que no excedan de 350 UVT al mes, que para 2011 son $8’796.200.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.