Elección a fondo

Infórmese bien a la hora de escoger la entidad que le administrará los recursos para financiar su pensión.

Elección a fondo Elección a fondo

Puede sonar exagerado, pero la selección de un fondo de pensiones es una de las decisiones más importantes de la vida, pues está eligiendo la entidad que manejará los ahorros para financiar su futuro y el de su familia durante la vejez.

Cuando usted no tiene conciencia sobre la importancia de esta determinación, deja la escogencia al empleador o a un asesor comercial que no siempre se interesa en encontrarle el fondo que más le conviene.

Una cuenta simple ilustra lo relevante que es encontrar un fondo rentable. Si la tasa de interés fuera de 4%, un hombre soltero que empezara a trabajar a los 20 años y ahorrara sin interrupción hasta los 60 años sobre un salario real de $1 millón en este período, tendrá al jubilarse, alrededor de $127,7 millones. Con esto, tendría derecho a una pensión cercana a los $755.000 mensuales. (Cabe aclarar que este cálculo de pensión supone que la tasa de interés para el período de pensión es igual a la del período de ahorro).

Pero si este mismo personaje tuviera acceso a una tasa de interés de 5%, acumularía $163 millones, con lo que podría tener una pensión un poco superior a $1 millón. Y si la tasa fuera del 6%, el capital acumulado alcanzaría los $209,8 millones y la pensión $1,47 millones. Este es el efecto de un punto porcentual adicional sobre la pensión.

Los criterios

Sin embargo, la rentabilidad no debe ser la única variable para seleccionar un fondo. Esto se debe a que la rentabilidad del pasado no es garantía de rendimientos futuros. Por esto, se debe revisar la consistencia de la rentabilidad en el tiempo con alguna medida de volatilidad o de riesgo, como la varianza de la rentabilidad, que es una de las más usadas. En el ejemplo no hay volatilidad pues la rentabilidad se mantiene constante durante el período de ahorro. Pero sí demuestra que una diferencia sostenida durante un largo período puede generar grandes diferencias.

Además de la rentabilidad, hay otros factores para elegir un fondo de pensiones. Por ejemplo, la calidad del administrador. Esto es, la formación y experiencia de su gente, las políticas y estrategias de inversión, así como su respaldo y experiencia en el manejo de activos. Una medida de ello puede ser la calificación de administración de portafolio, o la calificación de riesgo de largo plazo del fondo, que emiten las sociedades calificadoras de riesgo.

Otra variable cada vez más importante es el servicio. Un buen fondo entrega información clara, oportuna y detallada sobre los aportes y sus rendimientos, así como sobre las inversiones que realiza la entidad administradora y que deben estar caracterizadas por la objetividad y transparencia. Los mejores fondos ofrecen comunicaciones, eventos, páginas de internet y otros servicios.

Para elegir un fondo voluntario de pensiones las preguntas son otras, pues en ellos los clientes tienen una participación activa en la estructuración de los portafolios y se puede cambiar permanentemente la asignación de los recursos. Por tanto, la asesoría que le brinden es clave.

En la actualidad, hay seis fondos de pensiones obligatorios, la mayoría perteneciente a reconocidos grupos financieros, lo que daría una cierta tranquilidad porque todos están vigilados por la Superintendencia Bancaria. Pero, en todo caso, no sobra preguntarse si sabe a plena conciencia por qué su fondo es el que más le conviene para financiar su futuro

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.