En el año 2010 habría menos ciudadanos en Colombia

El proceso de renovación del documento de identificación de los colombianos, ordenado mediante las leyes 757 de 2002 y 999 de 2005, avanza positivamente, aunque con la lentitud tradicional de un ejercicio de esta naturaleza, respondiendo a la inveterada costumbre de dejar para último momento

El trámite de solicitud de la nueva cédula amarilla y con hologramas, que reemplaza las blancas laminadas y las de color café plastificado El trámite de solicitud de la nueva cédula amarilla y con hologramas, que reemplaza las blancas laminadas y las de color café plastificado

Así lo plantea la Registraduría Nacional de Estado Civil al confirmar que en desarrollo del procedimiento se han producido 1.691.420 consultas a la página Web de la Registraduría (965.863) y al sitio de consulta específica para tramitar la renovación de la cédula (725.557) de ciudadanía.

 

Según www.gobiernoenlinea.gov.co, la cifra de visitas por renovación de cedula asciende a 738.198, cifra que indica que es el más consultado por los colombianos.

La renovación de la cédula es un proceso obligatorio, fácil y gratuito, definido para facilitarles a todos los colombianos, residentes y no residentes en el país, el trámite de obtención del nuevo documento de identificación.

 

El trámite de solicitud de la nueva cédula amarilla y con hologramas, que reemplaza las blancas laminadas y las de color café plastificado, deben realizarse hasta el día 31 de diciembre de 2009 y a partir del 1º. de enero de 2010.

 

Quien no posea dicho documento, podría no ser considerado como un ciudadano colombiano y así mismo no tendría cómo reclamar sus derechos constitucionales, pues quedar indocumentado implica que su vida cotidiana se afectará en aspectos tan sencillos y variados como la imposibilidad de cambiar un cheque en un banco, acceder a créditos financieros, abordar un avión, realizar cualquier trámite notarial, pedir una cita médica en su EPS, sacar el RUT, tomar posesión de un cargo, matricularse en una institución educativa, acceder a los servicios públicos, etc.

En razón a todo lo anterior, la Registraduría Nacional del Estado Civil, reiteró el llamado a los colombianos para que efectúen el trámite normal y no dejen para última hora la renovación de sus cédulas. Si los colombianos no acuden a renovar sus cédulas, el próximo año habría menos ciudadanos en el país y se producirán efectos incuantificables y muy perjudiciales.



Por qué renovar la cédula

Las leyes 757 de 2002 y 999 de 2005 señalan que todos los colombianos deben renovar su cédula de ciudadanía, ya que a partir del 1 de enero de 2010 el único documento de identificación válido en el país para los mayores de edad será la cédula amarilla con hologramas. Este documento permite contar con un sistema de identificación biométrico, con tecnología de punta y altos estándares de seguridad que impiden su falsificación.

La nueva cédula garantiza una identificación rápida, segura y confiable a través del código de barras bidimensional, el cual brinda agilidad en la verificación de datos en sectores como el bancario, comercial, transporte, salud y pensiones, entre otros, y al mismo tiempo brinda mayor confiabilidad a los sistemas electoral, judicial y penitenciario, entre otros beneficios.

Producción de nuevas cédulas

En cumplimiento del mandato legal sobre renovación de cédulas de ciudadanía, la Registraduría Nacional del Estado Civil suscribió el 15 de diciembre de 2005 el Contrato 057 con la firma francesa Consorcio Sagem, luego de la adjudicación del proceso de invitación pública 005 de 2005, con el fin de que esta empresa diseñe, desarrolle, suministre, instale, ponga y entregue en funcionamiento a La Registraduría una solución integral para la producción de documentos de identidad de nuevo formato.

Hasta el año pasado, la Registraduría Nacional del Estado Civil había expedido ocho millones de cédulas, a igual número de colombianos, sin embargo aún falta un número considerable de documentos que requieren de su renovación.

 

El Gobierno Nacional insistió en que de no producirse dicha renovación, los ciudadanos se encontrarían con talanqueras insalvables, en algunas oportunidades, para realizar trámites regulares y elementales, porque para su cumplimiento necesitarán del nuevo documento de identificación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.