Una inversión preciosa

Las esmeraldas pueden convertirse en una inversión rentable. Aprenda bastante sobre el tema antes de incursionar en este negocio.

Una inversión preciosa Una inversión preciosa

Las esmeraldas colombianas siempre han gozado de una excelente fama entre los compradores de joyas por su color, brillo y dureza. Sin embargo, no es muy frecuente encontrar inversionistas que las consideren como una buena opción para diversificar su portafolio de activos financieros. Pero lo son. Según José Guillén Giraldo, representante legal de ASOCOESMERAL (Asociación Colombiana de Comercio de Esmeraldas), no solo se valorizan 16% al año, 6,5 puntos porcentuales más que un CDT, sino que por tener mercados donde no entran muchos especuladores, su precio puede llegar hasta US$150.000 por quilate. No presentan grandes fluctuaciones, lo que las convierte en un activo más seguro que otros minerales que se transan en bolsa (oro, plata o platino) o que las mismas acciones.

La tendencia de precios de largo plazo debería mantenerse al alza, porque la producción de esmeraldas colombianas ha disminuido. Hasta hace unos años se encontraban esmeraldas en las cuencas de los ríos Muzo y Chivor. Hoy se requiere una explotación costosa y lenta en socavones, y las piedras son mucho más escasas.

Para algunos, son un buen ahorro. "Las joyas han ayudado a muchas familias a salir de crisis económicas o quiebras", dice Jorge Alberto Liévano, dueño de una de las joyerías más tradicionales del país.
.
Recomendaciones
Para José Guillén Giraldo, antes de entrar a este negocio es importante que se informe y conozca más a profundidad el mercado. El SENA brinda cursos de gemología y caracterización de esmeraldas que pueden ayudar a comprender temas importantes como que la esmeralda, al salir de la mina, pasa el proceso de intermediación y al llegar a la talla, puede perder el 70% de su peso y solo el 30% restante se podrá utilizar, o que la esmeralda es difícil de clasificar, a diferencia del diamante que sí se puede estandarizar debido a la gran variedad que existe en el mercado.

También es importante asesorase con gemólogos expertos quienes le indicarán sobre el origen de la piedra, cómo aprovechar de una manera óptima junto con el tallador el corte de esta sin que se desaproveche material o varié su tonalidad. En Colombia existen gemólogos reconocidos.

Igualmente podrá dirigirse a las diferentes instituciones nacionales que existen en Colombia dedicadas a este negocio; por ejemplo, si quiere hablar con los dueños de las minas, podrá hacerlo en APRECOL (Asociación de Productores de Esmeraldas de Colombia); si quiere exportar, puede dirigirse a ACODES (Asociación Colombiana de Exportadores de Esmeraldas) o si su interés es hablar con los comerciantes, podrá hacerlo en ASOCOESMERAL

Por último, es importante que no compre esmeraldas en la calle, hágalo en un establecimiento de reputación. Al comprarla en bruto, no tallada, no se tarde más de tres meses en venderla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.