Portafolio de inversión óptimo

Armar un portafolio de inversiones depende de la estrategia y el riesgo al que se esté dispuesto a correr. Aquí le contamos que condiciones se deben tener en cuenta a la hora de estructurar uno

Portafolio de inversión óptimo Portafolio de inversión óptimo

Antes de diseñar un portafolio de inversión óptimo, necesita desarrollar una estrategia de inversión. La estrategia es el equivalente al mapa del tesoro que lo conducirá directamente a dónde está.

Lo orientará y le ayudará a definir cómo ensamblar un portafolio óptimo, conformado por activos financieros que, en conjunto, le ofrezcan el mejor equilibrio posible entre riesgo y rendimiento, de acuerdo con sus características particulares.

¿Cuál es el procedimiento que debe seguir para armar un portafolio óptimo?

La estrategia está basada en el concepto riesgo-rendimiento ya que existe una relación directa entre los dos.

Para armar un portafolio óptimo usted debe dividir el capital que tiene disponible para invertir en tres partes. La primera es la reserva, que debe mantener para emergencias e imprevistos. Ésta se coloca en activos financieros de corto plazo, que permiten una rápida disponibilidad en caso necesario.

La segunda parte contiene el capital que puede necesitar en plazos conocidos, o de la cual quiere obtener un ingreso permanente. Ésta se colocará en instrumentos de renta fija (bonos, CDT), de riesgo y rendimiento moderado.

La tercera parte la colocará en activos de renta variable (acciones,) o en otras inversiones de mayor riesgo pero son las que le van a imprimir la mayor rentabilidad al portafolio.

Éste sencillo ejercicio de distribución de capital entre reserva para emergencias, renta fija y renta variable es conocido como la Política de Asignación de Activos, y es la parte más importante del proceso de inversión.

Suponga que dispone de un capital de $100.000 para invertir. Las posibles combinaciones para armar su portafolio son prácticamente ilimitadas. Desde el más agresivo, conformado por el 100% de acciones con alto potencial de crecimiento y alto riesgo, hasta el más conservador, conformado por el 100% de inversiones de bajo rendimiento y bajo riesgo.

La teoría sobre inversión dice: “Si invierte todo su capital en un portafolio de crecimiento agresivo, usted puede esperar un crecimiento superior al 10% anual, en el largo plazo, pero no es garantizado. También podría tener rendimiento negativo. Los precios de las acciones usualmente retroceden y pueden permanecer así por varios años”.

Si necesita el dinero en el momento en el que el mercado esté en baja o si no cuenta con una adecuada tolerancia al riesgo va a pasar noches muy amargas durante estos periodos. Podría incluso no aguantar la presión y vender el portafolio en el peor momento.

Antes de diseñar un portafolio de inversión óptimo, necesita desarrollar una estrategia de inversión. La estrategia es el equivalente al mapa del tesoro que lo conducirá directamente a dónde está.

Lo orientará y le ayudará a definir cómo ensamblar un portafolio óptimo, conformado por activos financieros que, en conjunto, le ofrezcan el mejor equilibrio posible entre riesgo y rendimiento, de acuerdo con sus características particulares.

¿Cuál es el procedimiento que debe seguir para armar un portafolio óptimo?

La estrategia está basada en el concepto riesgo-rendimiento ya que existe una relación directa entre los dos.

Para armar un portafolio óptimo usted debe dividir el capital que tiene disponible para invertir en tres partes. La primera es la reserva, que debe mantener para emergencias e imprevistos. Ésta se coloca en activos financieros de corto plazo, que permiten una rápida disponibilidad en caso necesario.

La segunda parte contiene el capital que puede necesitar en plazos conocidos, o de la cual quiere obtener un ingreso permanente. Ésta se colocará en instrumentos de renta fija (bonos, CDT), de riesgo y rendimiento moderado.

La tercera parte la colocará en activos de renta variable (acciones,) o en otras inversiones de mayor riesgo pero son las que le van a imprimir la mayor rentabilidad al portafolio.

Éste sencillo ejercicio de distribución de capital entre reserva para emergencias, renta fija y renta variable es conocido como la Política de Asignación de Activos, y es la parte más importante del proceso de inversión.

Suponga que dispone de un capital de $100.000 para invertir. Las posibles combinaciones para armar su portafolio son prácticamente ilimitadas. Desde el más agresivo, conformado por el 100% de acciones con alto potencial de crecimiento y alto riesgo, hasta el más conservador, conformado por el 100% de inversiones de bajo rendimiento y bajo riesgo.

La teoría sobre inversión dice: “Si invierte todo su capital en un portafolio de crecimiento agresivo, usted puede esperar un crecimiento superior al 10% anual, en el largo plazo, pero no es garantizado. También podría tener rendimiento negativo. Los precios de las acciones usualmente retroceden y pueden permanecer así por varios años”.

Si necesita el dinero en el momento en el que el mercado esté en baja o si no cuenta con una adecuada tolerancia al riesgo va a pasar noches muy amargas durante estos periodos. Podría incluso no aguantar la presión y vender el portafolio en el peor momento. 

Comportamiento esperado de un portafolio de renta variable
 
Comportamiento esperado de un portafolio de renta fija
 
¿Qué hacer, por cual me decido?

Se le presenta un dilema ¿Qué hacer? ¿optar por el portafolio de acciones que ofrece expectativas de alto rendimiento incierto u optar por el portafolio de renta fija que tiene menor rendimiento pero conocido?

Los inversionistas conservadores, o en situación de retiro, no dudarán en escoger el portafolio de renta fija. Por el contrario, algunos jóvenes que ya tienen un ingreso abultado y una excelente capacidad de ahorro querrán escoger solamente el agresivo. La mayoría , sin embargo, va a estar con la duda sobre qué es lo que más le conviene.

Por esto en el próximo articulo veremos como diseñar una política de asignación de activos eficiente. Por medio de ésta sabrá cuál es el portafolio que mejor puede adaptarse a sus características particulares.









¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.