Indicadores Financieros

Impuestos

El nuevo camino del 4 por mil ¿en qué lo afecta?. La Ley 1430 le permite tener exenta una sola cuenta de ahorros, la cual no puede superar en retiros mensuales los $9.117.000 para 2013. Foto. Corbis.

La Ley 1430 le permite tener exenta una sola cuenta de ahorros, la cual no puede superar en retiros mensuales los $9.117.000 para 2013. Foto. Corbis.

El nuevo camino del 4 por mil ¿en qué lo afecta?

La norma que planteó la Reforma Tributaria del 2010, de desmontar el cuatro por mil se desdibuja con los anuncios del Gobierno. ¿Cuántos años más se pagará el cuatro por mil?, ¿qué representará este planteamiento?.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, cambió el plan que se tenía con la Reforma Tributaria (reglamentada a través de la Ley 1430), de establecer un desmonte gradual al Gravamen a los Movimientos Financieros (cuatro por mil), el cual nació como un salvavidas para las entidades del sector financiero durante la crisis de los años noventa.

En este sentido, la idea de que el impuesto pasará a ser de dos por mil entre 2014 y 2015, de uno por mil entre 2016 y 2017 y, de cero por mil en 2018, no sería del todo aplicable, pues con la nueva medida del Gobierno, el cuatro por mil se mantendrá en 2014 para recaudar recursos y así poder financiar los pactos que han planteado con el sector agricultor.

Ahora bien, existen dos dilemas: primero el Gravamen a los Movimientos Financieros ya no es sólo usado para atender la crisis del sector bancario, sino que atienden otras necesidades de financiación del Gobierno y, segundo el desmonte de este impuesto se ve cada vez más lejano.

Esto sin contar, que la medida aleja a los colombianos del sistema formal como su alternativa; y que para los que están bancarizados, sus transacciones financieras seguirán teniendo un costo.

FinanzasPersonales.com.co consultó a varios expertos para determinar cuáles serán las condiciones de este anuncio y en qué lo afectará a usted:

El exdirector del Dian, Horacio Ayala Vela, considera que esta medida no afectará directamente al ciudadano que maneje pequeñas cantidades de dinero, ya que son cuatro pesos por cada mil. Sin embargo, los grandes y pequeños empresarios sí sufrirán con la prolongación de este impuesto, pues son ellos los que mueven gran cantidad de dinero a través del sector bancario. “La prórroga significa seguir cobrando un dos por mil más de lo que estaba previsto en la Ley 1430”.

Ayala afirma la decisión del Gobierno, entre otras consecuencias, trae consigo la pérdida de credibilidad de las entidades financieras, la transacción en efectivo por parte de los ciudadanos antes que bancarizarse y la limitación de las deducciones de las empresas.

Por su parte, Francisco Cubillos, director del Programa de Administración de Empresas de la Universidad del Rosario, aseguró que independiente del anuncio del Gobierno, este Gravamen debe ser “absolutamente regresivo porque las personas por evitar tener que pagar este tributo, terminan manejando su dinero por otros medios, manejando flujos de efectivo que deberían canalizarse a través de este sistema”.

Entre tanto, Cubillos señala que esta medida se seguirá alargando a través del tiempo, pues este tributo “terminó atendiendo otros asuntos diferentes al objeto con el que nació el impuesto, que era la protección del sistema financiero (…) ya se está hablando que es el cuatro por mil para financiar todos los pactos agrarios, de todo el tema de postconflicto con todo el tema de la negociación de paz en el país, y evidentemente termina siendo un costo para la persona que está en el sistema financiero”.

Contrario a las afirmaciones del exdirector de la Dian, Cubillos considera que la decisión del Gobierno sí afectará al ciudadano del común, “puesto que para ellos cualquier descuento adicional a todos los que ya se les hace en los productos financieros, termina siendo para un costo oneroso muy alto. Entonces la gente se desincentiva de usar el sistema financiero o entrar a la bancarización porque los costos ya de por sí son elevados y con este impuesto es peor. Cualquier peso representa una cantidad significativa y la gente prefiere arriesgarse a manejar el dinero en efectivo (…) Esto, hará que el desmonte se aplace tres o cuatro años más, porque en lugar de desmontar el impuesto, cada vez lo fortalecen más”.

Alfredo Barragán, especialista en economía de la Universidad de los Andes, coincide con que la decisión “seguirá estimulando el manejo de efectivo y atrasará un poco la bancarización”.

Sin embargo, recuerda la opción que tienen los colombianos de marcar una de sus cuentas de ahorro, exenta del cobro de este impuesto.


Publicidad
Finanzas en Facebook

Conéctese con FinanzasPersonales.com.co