Como invertir hoy para tener un mañana feliz

por Raul Armando Cardona, profesor de Finanzas Universidad EAFIT

Debo invertir para el retiro, pero ¿qué debo tener en cuenta al hacerlo?, un experto resuelve esta y otras inquietudes a Finanzas Personales

Como invertir hoy para tener un mañana feliz Como invertir hoy para tener un mañana feliz


Una de las metas del ser humano es llegar al retiro con tranquilidad financiera, por lo que ahorrar disciplinadamente en forma mensual y además hacerlo cuando tengamos ingresos extras, es el mecanismo para lograrlo. Pero este ahorro no es para retirarlo a la primera necesidad o al primer deseo que se tenga, dado que prontamente se utilizaría, sino que por el contrario, debe verse como una inversión, es decir, que se ahorra para obtener resultados a largo plazo, que genere ingresos para que el capital crezca y estos se estén reinvirtiendo a los depósitos periódicos y así el dinero trabajará parta que usted logre sus propósitos, los cuales en este caso es llegar a una edad pos productiva sin la angustia de tener que trabajar para vivir o de esperar una pensión que cada vez es más difícil de lograr.

Podríamos decir entre comillas, que invertir con ese fin es “olvidarse del dinero”, pero revisando con frecuencia en que institución está invertido y en que activos financieros, dado que los mercados financieros van cambiando y es conveniente a veces tomar decisiones de cambio o de recomposición del portafolio.

Existen muchos instrumentos de inversión en los mercados financieros, los cuales deben elegirse en función de la liquidez, la rentabilidad que ofrecen y el riesgo que representa. Al ampliar un poco estos conceptos podemos considerar más sobre estas preocupaciones:

a) Liquidez: está relacionada con el tiempo en que podremos disponer de nuestro dinero nuevamente, si el caso es de haberla depositado en una entidad financiera por un plazo determinado, se considera liquidez primaria. Por cultura, los colombianos se consideran cortoplacistas y se ha usado para ahorrar los CDT a tres meses, creyendo que después de ese tiempo, si se deja el dinero depositado, el capital irá creciendo porque se reinvierten los intereses, pero eso no suele suceder porque desafortunadamente la mayoría de los bancos no trabajan así y siguen pagando intereses por el mismo capital. El principio es que a menos plazo menos rentabilidad y viceversa, por ello invertir a dos o tres años es más rentable, pero muchos no son conocedores de que por medio de comisionistas o de corredores, se puede obtener liquidez secundaria, aún antes de que los títulos se venzan, negociándolos con otros inversionistas que tienen necesidades de liquidez diferentes.

b) Rentabilidad: esta a su vez puede ser:

b.1) Renta Fija: ofrece sobre el instrumento de inversión una determinada tasa de interés como el DTF más unos puntos o un incremento sobre el IPC (índice de precios al consumidor) o la UVR (unidad de valor real). Sin embargo, debemos ser conscientes que los títulos a largo plazo, ejemplo un bono de empresa privada (titulo de deuda que paga intereses periódicos por varios años) o un TES (título de tesorería de la Nación), aunque reconoce intereses que no cambiarán por el tiempo antes de que se venzan, si se pueden desvalorizar, cuando suben las tasas en el mercado o valorizarse si éstas bajan, lo que puede disminuir o aumentar la rentabilidad, e incluso generar pérdidas.

b.2) Renta variable: según el tipo de activos, los cuales son reales (inmuebles, oro, petróleo, carros, etc.) o activos financieros (acciones, dólares, euros, unidades de una cartera colectiva o encargo fiduciario) y se llama así porque no se sabe con exactitud cuánto se tendrá al final, en función de si se vende al final con ganancia sobre el precio de compra o con pérdida.

c) Riesgo: con tantas opciones de títulos y activos financieros en el mercado, la volatilidad o inestabilidad en indicadores como el precio del dólar, la variación en las tasas de interés, los aumentos en la inflación, las fluctuaciones de la economía, el riesgo fiscal (aumento de impuestos por parte del gobierno, excesivo gasto público y déficit fiscal, costo de la guerra, pago de pensiones cada vez mayor, endeudamiento y alto servicio a la deuda). Son muchos los riesgos que enfrenta el inversionista de los cuales debe ser muy consciente y entre más tiempo, más incertidumbre habrá; el principio es que a mayor riesgo, mayor rentabilidad, por lo que esta relación nos ayuda a seleccionar de entre dos activos de igual rentabilidad aquel que tiene menor riesgo o entre dos activos de igual riesgo el que tenga mayor rentabilidad.

El riesgo puede darse por insolvencia de las instituciones donde depositamos nuestro dinero, que lleve a que no pueden pagar sus compromisos con los ahorradores, por eso es importante seleccionar aquellas más sólidas patrimonialmente y además debemos diversificar.

La desintermediación financiera ha permitido que las empresas e instituciones financieras recurren al mercado público de valores para financiarse y captar recursos directamente para invertirlos en su desarrollo; de este proceso es importante conocer de los activos financieros que emiten o de la misma entidad la calificación de riesgo que tiene y la cual es obligatoria para acceder a captar recursos del público, a través de bonos, titularización y otros.

Por teoría, debe tenerse una canasta o portafolio conformado por diversos activos con rentabilidades, plazos y riesgos distintos, para disminuir el riesgo de las inversiones individuales, pero hay un riesgo que no podemos diversificar, llamado el de los mercados financieros o riesgo sistemático, como es al que se ha enfrentado la economía colombiana en el último año, donde la inversión en acciones, en renta fija de larga duración y en moneda extranjera se han desvalorizado.

Una vez definido en qué se invertirá, las proyecciones de cuánto tendremos en el futuro depende de si invertimos hoy una cantidad única y la dejamos creciendo por la reinversión de sus rendimientos o si lo hacemos con depósitos periódicos. En ambos casos, a mayor tiempo mayor dinero se tendrá acumulado al final y estas son las fórmulas de la matemática financiera que se encuentran en un Excel y son fáciles de usar. De este tema y del cálculo de la rentabilidad, de los que todo inversionista debe tener claro, serán expuestos en otros artículos próximamente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.