Tratando la adicción a internet

Los pacientes del doctor Elias Aboujaoude sufren de una condición particularmente moderna: el psiquiatra trata a usuarios patológicos de internet.

Archivo Semana Archivo Semana

Los trastornos causados por internet, ¿están reconocidos por el mundo médico?

Todavía no han sido verificados por estudios. Hasta que estos sean llevados a cabo, no podemos calificar con credibilidad algo como un trastorno o patología. Pero lo que mis colegas y yo vemos son personas transformadas en una versión diferente de ellas mismas en linea. Narcisismo, impulsividad, regresión y grandiosidad son trazos de personalidad que emergen en muchos individuos y tienen consecuencias reales sobre su vida fuera de internet.

¿Por qué empezó a tratar trastornos originados por la red?

Vivo en Silicon Valley: el lugar de nacimiento de la red. La gente empezó a venir a nuestra clínica diciendo cosas como "Mi mujer me quiere dejar porque espero que se vaya a dormir para poder revisar mi correo electrónico una vez más". O, "mi jefe me ha amenazado con despedirme por mi inapropiado uso de internet".

Llevamos a cabo el mayor estudio hasta la fecha sobre la adicción a internet que nos mostró que es un fenómeno muy extendido. Y eso fue en 2006, antes de que el uso de Facebook y los teléfonos inteligentes se disparara.

¿Quién es su paciente típico?

Nosotros esperábamos que el típico perfil fuera un varón de unos veinte años, obseso de la informática, pero resultó que la media de edad era los cuarenta y pocos y no había una desproporción entre varones y hembras.

Tengo pacientes que son estudiantes de 17 años que son adictos a los video juegos, y jubilados que se han entusiasmado con la red. Entusiasmados hasta el punto que gastan su dinero en cosas que no necesitan o se juegan sus ahorros.

¿Qué otros problemas observa?

Un problema que veo repetidas veces, es personas que construyen perfiles muy exagerados y adornados de ellos mismos para los sitios de búsqueda de pareja por internet.

Un ejemplo es una mujer que tenía cerca de treinta años y era muy ansiosa. Le gustaba la versión liberada y poco cohibida de si misma que colgó en linea, lo cual hizo que le costara más conocer gente en el mundo real. Quería mantener su relación virtual porque así no tenía que ocuparse de las ansiedades que plagaban su vida amorosa real.

Otro paciente empezó a sufrir de depresión cuando perdió a su madre y su trabajo y, como resultado de su baja autoestima, empezó a sospechar que su mujer estaba manteniendo una aventura. Instaló un programa informático que grababa las teclas que pulsaba en su computadora y estuvo monitoreando su comportamiento en linea durante meses. No encontró nada sospechoso, pero acabó sintiéndose culpable hasta el punto de sentir deseos de suicidarse. Algo que parecía una solución rápida intensificó su depresión y casi acabó con su matrimonio.

¿Cómo trata a los pacientes?

Siempre analizamos si existen trastornos psiquiátricos que les ha empujado a mantener esa vida en linea.

Por ejemplo, en el caso de la paciente en el que su ansiedad le empujó a mantener relaciones virtuales, necesitamos tratar el problema primario que es la ansiedad social.

Después tratamos de desengancharlos de su vida en linea buscando actividades alternativas que les pueda aportar la misma estimulación, pero que les aparte de la red.

Pero esto no es como tratar la adicción al alcohol, donde el fin es a menudo parar completamente. Hoy en día no puedes ser un individuo de la sociedad completamente funcional si no tienes conexiones con la red.

¿Utilizan computadoras durante el tratamiento?

Si buscas en la red "adicción a internet", lo primero que aparece son páginas web diseñadas para desenganchar a las personas de la red. Eso me parece irónico.

La mayoría de mis pacientes son adultos y yo no estoy en posición de restringirles el uso de internet contra su voluntad.
Si mi paciente pasa mucho tiempo en una página web en particular que no conozco, la visito con ellos para que me expliquen qué tiene que tanto les atrae. Pero no lo hago de forma rutinaria, y de ninguna manera utilizó programas de tratamientos computarizados en mi trabajo.

¿Cuáles son sus vicios personales en linea?

Soy ciertamente más impulsivo y compro cosas a través de internet que no consideraría en la vida real. Paso más tiempo del que debiera en eBay porque me gusta coleccionar y este sitio es un santuario para eso. Me he mantenido lejos de Facebook. Temo que si no, me engancharía.

¿Cómo puede la gente evitar los efectos negativos del uso de internet?

Me gustaría que la gente se empezara a preguntar "¿me comporto diferente en el mundo virtual que en el real?" y de ser así "¿cuán diferente?". No nos preguntamos esas cosas, pero deberíamos hacerlo pues de otra manera nos estamos metiendo en un experimento psicológico enorme y las consecuencias son desconocidas.

(BBC)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.