Indicadores Financieros

Salud

Seis remedios para excusas típicas cuando no se quiere dejar de fumar. Según los calculos de la Organización Mundial de la Salud, fumar aumenta en 50% el riesgo de muerte.

Según los calculos de la Organización Mundial de la Salud, fumar aumenta en 50% el riesgo de muerte.

Seis remedios para excusas típicas cuando no se quiere dejar de fumar

Dejar de fumar es el propósito de muchos y el logro de pocos, pues el hábito es tan poderoso que en la mayoría de casos logra doblegar el propósito de la persona.

Fumar es un hábito negativo para salud y puede ser mortal. La Sociedad Colombiana de Cardiología reporta que en el país cinco personas mueren cada hora debido a las enfermedades cardiorrespiratorias que produce el tabaco.

Además, contribuye a la aparición del cáncer, siendo el más frecuente el de pulmón, que entre ese tipo de dolencias se lleva el 60% de los casos de enfermedad, según explica Javier, Godoy, médico especialista en oncología.

Cada vez que alguien inhala un cigarrillo ingresan a su organismo entre tres mil y cuatro mil sustancias, entre ellas solventes, benceno y radicales libres que producen efectos por donde pasan, es decir, por la boca, la garganta, la laringe y afectan la respiración, manifiesta Alfredo Saavedra Rodríguez, neumólogo del Instituto Nacional de Cancerología.

Para que tenga éxito en su propósito, conozca seis remedios que responden a excusas que generalmente  impiden dejar el hábito:

1."Lo intenté muchas veces y no pude". Es frecuente que los intentos hayan sido sin ningún tipo de ayuda. Tenga en cuenta que suelen ser necesarios varios intentos antes de abandonar el cigarrillo. Remedio: Pedir la ayuda de un profesional.

2."No es el mejor momento para dejarlo tengo muchos problemas". No va a existir ningún momento ideal. Está comprobado que dejar de fumar en algún momento de estrés es muy importante, debido a que puede aumentar la autoestima. Remedio: Decidir ¡Ya! u hoy.

3."Voy a estar de mal humor". Eso forma parte del síndrome de abstinencia, pero si se hace adecuadamente y con ayuda de medicación, es mucho más tolerable. Remedio: ser paciente.

4. "No tengo fuerza de voluntad". En general, el adicto a la nicotina no tiene fuerza de voluntad por la influencia de la sustancia adictiva. Para ello, es necesario pedir ayuda y tener motivación. Remedio: Asumir un compromiso y hacer el mejor intento posible.

5. "Estoy tratando de fumar menos, no de dejar". Es muy difícil poder controlar una adicción. Se considera que esto forma parte de un autoengaño para postergar la decisión. Remedio: Decidirlo cuanto antes para cuidar la salud.  

6. "Los medicamentos para dejar de fumar no dan resultado y hasta pueden ser peligrosos". La combinación de los medicamentos con tratamientos y un adecuado programa de apoyo psicológico contribuyen a suspender el consumo. Remedio: consuma aquellos recomendados por el especialista.

                                              

Publicidad
Finanzas en Facebook

Conéctese con FinanzasPersonales.com.co