¿Se acerca el fin de las bebidas gigantes?

Las autoridades de Nueva York planean prohibirlas porque, dicen, contienen enormes cantidades de calorías. Pero ¿por qué son entonces tan populares?

El alcalde presentó así la cantidad de azúcar que contiene una bebida gigante. El alcalde presentó así la cantidad de azúcar que contiene una bebida gigante.
;
BBC

Las autoridades afirman que estos productos, con las enormes cantidades de calorías que contienen, están contribuyendo a la epidemia de obesidad que afecta al país.

Las bebidas gigantes, sin embargo, son muy populares -y sumamente lucrativas- así que imponer la prohibición quizás no será una batalla fácil de vencer.

Las bebidas gaseosas y azucaradas gigantes suelen venderse en Estados Unidos y otros países en muchos establecimientos como estadios y arenas deportivas, restaurantes, cines y teatros, y carros de comida móvil.

La típica bebida gigante contiene 1,42 litros de refresco y tiene más calorías que un filete de carne de 227 gramos y 156 gramos de azúcar, como señala el reportero de la BBC, Daniel Nasaw.

En algunas tiendas de Estados Unidos se pueden encontrar bebidas incluso más grandes, de 1,5 litros. Y no son bebidas embotellas, son refrescos que se venden en vasos supergigantes "para llevar".

"Estos tamaños son muy populares" dice a la BBC Margaret Chabris, portavoz de la empresa de supermercados 7-Eleven, que tiene 7.800 establecimientos en Estados Unidos.

"La gente tiene mucha sed y suele comprar un refresco de tamaño gigante" agrega.

Estas bebidas no son nuevas. Los estadounidenses han estado tomando estos refrescos extragrandes durante décadas.

Al principio, cuando se lanzaron al mercado, solían ser populares entre los albañiles y trabajadores de la construcción.

"Engullidas"

La industria afirma que estas bebidas eran para los individuos que necesitaban el azúcar, cafeína y agua de estos refrescos para sentirse fortificados durante sus días largos y calurosos de trabajo.

"Es una bebida para todo el día" expresa Jeff Lenard, vicepresidente de la Asociación Nacional Estadounidense de Almacenes.

"No es para engullírsela en un par de minutos".

Pero el producto demostró ser muy popular entre todos los estadounidenses.

"La gente ve que es mucho más barato comprar por onzas, o piensan que realmente están muy sedientos y necesitan comprar una porción más grande" dice David Just, profesor asociado de la Escuela Dyson de Economía Aplicada y Administración en la Universidad de Cornell.

Son muy populares entre los niños y adolescentes que todavía no toman café pero les gusta el sabor de la cafeína.

"Los niños aprender rápidamente que pueden obtener más estímulo si compran una bebida gaseosa supergigante que si compran una botella de leche", señalan las nutricionistas Mary Mullen y Jo Ellen Shield.

Las bebidas también son una "máquina de hacer dinero" para los almacenes. El bajo costo del papel, plástico, agua y almíbar es significativamente más bajo que lo que le cobran al consumidor.

Esta categoría de productos, llamada "bebidas expendidas en frío", suman sólo 2% de las ventas de un almacén pero, en promedio, pero resultan en una utilidad bruta de 48%, según la Asociación Nacional de Almacenes.

Las autoridades neoyorquinas esperan que la prohibición de bebidas gigantes que se venden en restaurantes, teatros y cines y estadios deportivos se extienda a otras ciudades.

Pero, al menos por ahora, no se incluirá a las bebidas que se venden en almacenes o tiendas de abarrotes.

Estado niñera

Algunos dudan que la medida sea efectiva.

Un consumidor sediento simplemente puede comprar dos bebidas más pequeñas en lugar de una extragrande, dicen.

Y los restaurantes pueden seguir anunciando "rellenos gratuitos", lo cual ya es muy común en muchos establecimientos, y cobrar más por adelantado.

"La gente que compra los tamaños gigantes, ya sean buenos o malos para su salud, lo hace porque les gusta el producto" dice el doctor Just.

"Y probablemente ellos serán los que se resistirán más a esta medida".

La Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos afirma que hay estudios contradictorios sobre los programas como éste que intentan con una prohibición alentar a los consumidores a comer más sano.

Además, dice, muchos estadounidenses resienten que se les diga que no pueden comprar algo.

Los grupos que se oponen a la prohibición planean presentar este argumento en contra.

Según Jeff Stier, del Centro Nacional de Investigación de Política Pública "el enfoque del alcalde de un "estado niñera" hará poco para reducir el problema y hará mucho para aislar a la gente a la cual necesita dirigirse: aquéllos que consumen demasiadas calorías de una variedad de fuentes".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.