¿Qué le dicen sus imágenes a los delincuentes?

En esta época es más fácil que nunca para los delincuentes saber más acerca de a dónde va usted y qué hace, auxiliados por una nueva tecnología llamada geotagging. La simple toma de una fotografía puede ocasionarle un robo. ¿Cómo protegerse?

Sxc.hu Sxc.hu

El geotagging indica precisamente dónde se capturan las fotos y los vídeos, incluso los datos en el archivo de imagen que registra su longitud y latitud. Esa tecnología predomina en imágenes capturadas por los teléfonos inteligentes y las cámaras digitales.

Cuando usted carga una foto o un vídeo en un sitio de red social u otro sitio en Internet, bastan unos cuantos clics para que un ciberdelincuente vea dónde se sacó la foto, revelando su ubicación precisa.

Ello resulta problemático porque mucha gente no conoce ese recurso de rastreo, aunque el reparto de imágenes se haya vuelto extremamente popular. Sitios como Instagram, Flickr y YouTube están llenos de imágenes y vídeos que llevan información de ubicación.

Aun cuando se trate de sitios que no han sido específicamente diseñados para el reparto de imágenes, existe el riesgo de que su información de ubicación caiga en las manos erradas. Por ejemplo, supongamos que usted esté intentando vender su auto y publique un aviso en la prensa: en el aviso, usted dice a los interesados que pueden venir después de las 5 p.m para ver el carro.

Si incluye una imagen que lleva la marcación geográfica (geotag), un ciberdelincuente puede identificar su ubicación, confirmarla a través de Google Street View y, después, irse a su casa antes de las 5 p.m para intentar robarle. Si ello le parece muy improbable, piense que existen herramientas gratis en Internet que crean mapas desde marcas geográficas y facilitan ese tipo de delito.

En una situación más preocupante aún, usted puede compartir en un sitio de red social una foto de su hijo que revela la ubicación precisa de la escuela o de su parque preferido, dependiendo de dónde se sacó la foto. Ello se puede volver peligroso si usted está conectado, en Internet, con personas que no sabe que están malintencionadas.

Incluso el compartir en Internet fotos de sus vacaciones puede causarle problemas si todavía está en vacaciones. Por ejemplo, supongamos que usted envíe una foto de un hermoso ocaso a su página en Facebook con el comentario "¡Qué buenas vacaciones!" Un ladrón puede ver la publicación, darse cuenta de que usted no está en su casa e intentar robarla. Él puede examinar la información de geotag de las fotos que usted publicó anteriormente y encontrar su dirección.

¿Qué hacer para protegerse?

Aunque sea molesto pensar en ello, usted puede tomar medidas para aumentar su privacidad y evitar que se compartan dichos datos. Van aquí algunos consejos para que usted y su información de ubicación se queden seguros:

1. Lo primero que hay que hacer es desactivar la función de GPS (Servicio de Posicionamiento Global) de la cámara de su teléfono inteligente o de su cámara digital, especialmente si sabe que compartirá sus imágenes en Internet. Las instrucciones para desactivar el geotagging varían, pero sugerimos que usted consulte el manual de su teléfono o cámara fotográfica para obtener más instrucciones sobre cómo configurar ese recurso.

2. Verifique sus configuraciones de privacidad en las redes sociales y sitios de reparto de fotos. Comparta la información sólo con sus amigos y su familia. Además, acepte en su red sólo las personas que conoce en la vida real.

3. Sepa que la información compartida en una red social se puede vincular a otra información. Por ejemplo, una foto que usted publica en Twitter puede resultar publicada automáticamente en su perfil de Facebook. Por ello, es importante verificar las configuraciones de privacidad de todas sus cuentas.

4. Finalmente, tenga cuidado con las imágenes que desea compartir y con el momento de compartirlas. En vez de enviar una imagen que revele su ubicación en el momento que se toma la imagen, espere hasta que llegue a su casa para enviarla. Tecnologías como el geotagging pueden resultar divertidas y cómodas para muchas cosas, pero nunca es bueno indicar su ubicación precisa a los desconocidos en Internet.

No se olvide de que todo lo que se publica en Internet se vuelve público, aunque sus configuraciones de privacidad estén correctamente definidas. Se puede sacar su imagen y publicarla en otro sitio, donde usted no puede controlar  quién la verá. La buena noticia es que, si sabe qué información está compartiendo, podrá tomar las precauciones necesarias sin dejar de aprovechar las tecnologías más recientes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.