Prevenga imprecisiones de su consumo eléctrico

¿Sabe usted que el medidor de energía que tiene instalado en su casa o empresa, debe contar con una certificación de un laboratorio acreditado, para ratificar su buen funcionamiento? ¿Conoce que existen normativas para garantizar la medida de consumo al usuario?

Archivo Semana Archivo Semana

La industria eléctrica cuenta con diferentes  normativas para ratificar la calidad del servicio. En este mercado los laboratorios constituyen parte relevante del proceso. CAM (Compañía Americana Multiservicios Ltda.) cuenta con un laboratorio de Calibración y un organismo de Inspección de medidores de energía eléctrica, acreditados por La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y por el Organismo Nacional de Acreditación Colombiana (ONAC) respectivamente, y que prestan su servicio como ente evaluador de los equipos eléctricos.

CAM se constituyó como laboratorio independiente hace más de 10 años y como organismo de inspección hace siete, convirtiéndose en un referente para la industria y en pieza clave para los fabricantes y comercializadores de soluciones eléctricas. Para tal fin, ha implementado procesos regidos por  las normas internacionales ISO-IEC 17025 y ISO-IEC 17020 emitidas por la ISO (Organización Internacional para la Estandarización) y la IEC (Comisión Internacional Electrotécnica).
¿Cómo se calibra un medidor?

“Entre las pruebas que realiza CAM para desarrollar el proceso de calibración del medidor se encuentran las siguientes: el primero consiste en que los límites de error estén dentro de su clase de exactitud, es decir, que el equipo no supere lo que el fabricante indica como numero mínimo de error. Esto garantiza a la empresa de energía que se cobra lo que es y al usuario, que le están cobrando lo que debe ser”, afirma la jefe de certificación de CAM, Martha Rodríguez.

Otra de las pruebas es la marcha en vacío que aplica para el usuario;  quiere decir que si el medidor no tiene ningún consumo de corriente no debe registrar consumo de energía. Se usa por ejemplo para explicar los consumos altos de una residencia cuando se encuentra deshabitada, lo cual no debería suceder.

El tercer parámetro es el arranque. Consiste en que si un usuario empieza a tener un valor de consumo a partir de determinada corriente, el medidor lo registra, constituyéndose en una prueba para la empresa prestadora del servicio a fin de comprobar lo que se ha consumido.

Finalmente se encuentra la dosificación de la constante, que registra la energía consumida. Funciona tomando la lectura del medidor, luego se dosifica una energía conocida, por ejemplo 1 Kw/hora, y después se toma la lectura final para verificar que el consumo corresponde a lo dosificado.

“Para que CAM pueda garantizar estos parámetros, se pasa por un proceso en el laboratorio que consiste en montar los medidores en las maquinas de calibración, correr una serie de ensayos y así poder determinar si el medidor cumple con la normatividad vigente y es apto o no para instalarse en una red y de esta manera, que el usuario pueda tener un cobro de servicios de energía justo y preciso”, ratifica Jonathan Medina, Coordinador del laboratorio de Calibración.

Una vez culminado el proceso de Calibración, CAM entrega a sus diferentes clientes un Certificado de Calibración que avala la calidad del producto, amparado en los entes de acreditación.

Otro de los servicios acreditados de CAM es el organismo de inspección, donde se realiza la evaluación de los medidores usados, para lo cual se maneja una cadena de custodia, que inicia cuando una cuadrilla de trabajadores verifica el medidor, lo desmontan, guardan y sellan a fin de garantizarle al usuario que no será manipulado hasta que llegue al Organismo de Inspección. Además, de acuerdo con la ley la persona tiene derecho a presenciar todo el proceso de inspección de su medidor.

La inspección pasa un proceso de evaluación de las no conformidades del equipo, como por ejemplo vandalismo o la irrupción de objetos extraños, usados para cometer fraude con el medidor y así no registrar la energía consumida, lo cual es usual por parte de los usuarios y que se convierte en un problema para las empresas de energía eléctrica que reportan niveles de pérdida superiores.

Actualmente, existe un Comité Técnico de Medidores de Energía realizado por el Icontec, que reúne a los fabricantes,  comercializadores, electrificadoras y laboratorios, convirtiéndose en el espacio donde se tratan temas específicos de medidores y su normatividad, y CAM, participa como referente en normativa y experto en el panorama nacional en esta materia.

Vale la pena destacar que en el mercado existen diferentes clases de medidores, como el medidor clase 1 que se utiliza para la industria, mientras que el clase 2 es ideal para el sector residencial y cuando se habla de clase 0.5, se especifica que es para industrias de muy alto consumo energético, lo que implica que la corriente de los medidores se administre a través de transformadores de medida, como sucede en el sector cementero o alimenticio.

Si se instala un medidor que no esté acorde con el sector o residencia, es posible que se registren errores en la clase de exactitud o lo que es peor, haber implementado un producto que no promueve la eficiencia energética, ni contribuya con el ahorro en el servicio.

Si tiene alguna duda frente el consumo de energía que registra en su casa, si quiere confirmar a que se deben los

picos energéticos que reporta la factura de su empresa, o si prefiere verificar la calidad de su medidor, ya sabe que existen laboratorios que evalúan estos productos y actúan en beneficio de la industria y del usuario.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.