¿Qué peligro corre si acude a los préstamos gota a gota?

por BBC Mundo

Por liberarse rápido de una deuda, adquiriendo otra con usureros, las personas acuden a los préstamos personales con organizaciones que, en ocasiones, están asociadas a carteles ilegales.

123RF 123RF
;
BBC

Por pagar las facturas o comprarse un televisor puede poner en riesgo su negocio, propiedades, a usted mismo o a su familia. A cambio de dinero rápido, sin garantías ni avales, con cuotas muy pequeñas, pero intereses altísimos.

Se conocen como los polémicos préstamos "gota a gota", también conocidos como "préstamos express" o el "prestadiario". Esta actividad tiene décadas de existencia y es legal en muchos países, pero comienza a preocupar a las policías de Latinoamérica por los delitos asociados a ella.

Grupos compuestos en su mayoría por colombianos han sido detectados, y en muchos casos arrestados y condenados, en varios países por delitos relacionados a la usura, robo, lavado de dinero y agresiones relacionadas con esta práctica. Si no cumple con sus cuotas, es muy posible que corra peligro.

Después de que dan el dinero que necesita, por lo general tiene 20 o 30 días para devolver el monto más un interés que oscila entre el 10% al 40%. Los cobradores, en muchos casos colombianos, asistirán puntuales durante ese tiempo para que entregue la cuota diaria.

FP recomienda: ¿Cómo liberarse del ‘gota a gota’?

Así le sucedió a Carlos, un taxista chileno que se prestó alrededor de US$150 y terminó pagando cinco veces esa cifra: US$750. "Era una presión muy grande. De algún lado yo tenía conseguir la plata para pagar. Comenzaron a llamar mucho por teléfono, me mandaban mensajes dándome plazos y (diciéndome) que si no pagaba se iban a desquitar en mi casa", relató el arrepentido conductor santiaguino en un reportaje de Televisión Nacional de Chile hace un mes. Casos similares fueron reportados en Argentina, Bolivia, Perú, Colombia, Guatemala y Honduras.

"Un ancla de la miseria"

Román Ortiz, el director de la consultora colombiana Decisive Point y experto en seguridad latinoamericana, explicó a BBC Mundo que existen tres razones para la proliferación de los "gota a gota" o "prestadiarios" en la región.

  • Los Estados latinoamericanos no tienen mecanismos adecuados para proteger a sus ciudadanos en zonas empobrecidas y alejadas, donde grupos extorsionadores pueden operar.
  • La falta de funcionamiento del sistema judicial que genera informalidad e ilegalidad.
  • La baja bancarización de las personas, que no pueden acceder a créditos y están obligadas a moverse en la economía informal.

"El sector informal es abordado por estructuras criminales con este tipo de préstamos de usura con tasas de interés muy altas", señaló el investigador.

Ortiz define a los "prestadiarios" como "un ancla de la miseria en la que las personas quedan al servicio de los prestamistas o extorsionadores porque trabajan para cumplir con las deudas y los intereses".

Es así que se presentaron casos en los que no sólo los acreedores pagaron mucho más de lo que recibieron, sino que perdieron aquello que compraron con el préstamo y más. Es la historia de Jairo, un residente de la ciudad de Cali, Colombia, quien se prestó US$275 para comprarse un televisor y debía pagar US$9 durante casi 40 días.

El diario El País de Cali reportó que Jairo se enfermó y comenzó a fallar a los pagos diarios. Finalmente, los cobradores visitaron su casa en grupo y se llevaron el televisor nuevo y el refrigerador.

Problema latinoamericano

Un reporte policial en Perú da cuenta de que la modalidad de préstamos "gota a gota" operados por grupos ilegales colombianos alcanzó a 97 ciudades de ese país. El dato encendió la señal de alerta en los medios de comunicación y en las autoridades gubernamentales en esta semana.

El miércoles, el Ministerio del Interior peruano lanzó la campaña#NoPrestesTuVida, una iniciativa para prevenir a sus ciudadanos de esta actividad por los peligros que conlleva. La entidad gubernamental le explicó a BBC Mundo que la campaña "está dirigida a aquellas personas que por acceder a un crédito rápido y evitarse los trámites formales de una solicitud de préstamo de dinero, no miden el peligro del cual pueden ser víctimas".

Siga leyendo: Y usted, ¿sigue buscando los "gota a gota"?

"Las sumas de dinero se incrementan tanto que los que accedieron a esos préstamos ya no pueden pagar e incumplen con las cuotas pactadas, ante ello los ‘prestamistas‘ los agreden, extorsionan y los amenazan de muerte si no pagan la suma prestada y el total de intereses".

La Dirección de Investigación Criminal de Perú afirmó que las principales víctimas del "gota a gota" en Perú son comerciantes. "Las investigaciones policiales señalan que algunos de estos falsos prestamistas andan fuertemente armados y tendrían nexos con bandas criminales colombianas", informó el Ministerio del Interior peruano.

Esta actividad ilícita también ha movilizado a las fuerzas del orden de Bolivia, Chile, Argentina y Colombia. En agosto de este año, Carabineros y la policía chilena comenzaron a investigar la presencia de prestamistas sobre todo en ferias y mercados.

El viceministro de Seguridad, Mahmud Aleu, declaró en ese entonces los préstamos usureros "no son una práctica extendida, pero mientras se vincule a delitos será una preocupación permanente en materia de seguridad pública".

No se trata sólo de colombianos

En países como Bolivia, Perú y Argentina afirman que grandes bandas criminales colombianas como "Los Urabeños" o la "Oficina de cobro de Envigado" están detrás de la ola de prestamistas "gota a gota" en América Latina.

Sin embargo, el director de Decisive Point, Román Ortiz, precisa que estas agrupaciones se dedican a actividades ilícitas más grandes y que manejan sumas de dinero mucho mayores.

Ortiz precisa que aquellos que realizan los "gota a gota" en Colombia son grupos de extorsionadores y lo mismo podría pasar en otros países, donde pueden haber colombianos.

Situación que sucede, por ejemplo, en Bolivia, donde las ferias y mercados de la ciudad de Santa Cruz tienen presencia de prestamistas extranjeros que trabajan en colaboración con bolivianos. Una investigación del diario hondureño La Tribuna añade, además, que las vendedoras en mercados de Tegucigalpa ven con buenos ojos a los préstamos "gota a gota" porque "para pagar la luz o cuando no alcanza para comprar la harina".

Tanto en Bolivia como en Honduras, las autoridades locales advirtieron la presencia de estas actividades. En ambos países, como en otros de Latinoamérica, las personas con necesidades económicas no saben los riesgos que pueden correr al prestarse un poco de dinero para un televisor.

También le puede interesar: Gota a gota… ¡hacia la pobreza crónica!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.